Las claves de la nueva escalada del conflicto palestino-israelí

Hamás buscó imponerse como líder de la causa palestina con la reciente ofensiva. Israel busca eliminar la influencia del grupo al atacar la Franja de Gaza.
lunes, 24 de mayo de 2021 · 05:04

AFP/ Jerusalén

Israel y los grupos palestinos de la Franja de Gaza, liderados por el movimiento islamista Hamás, se enzarzaron a partir del 10 de mayo en la mayor escalada militar desde la guerra del verano de 2014. El conflicto dejó centenares de muertos, bombardeos y familias desplazadas.

Sin aviones de combate ni alertas de cohetes, la calma regresó el viernes a la Franja de Gaza y a Israel tras la entrada en vigor de un alto el fuego, todavía frágil, entre múltiples promesas de ayuda a la reconstrucción del enclave palestino devastado por 11 días de conflicto.

¿Qué buscaban Israel y Hamás?

El movimiento islamista Hamás quiere imponerse como líder de la causa palestina con sus salvas de cohetes contra Israel, y éste busca eliminar la influencia del grupo atacando sus infraestructuras en la Franja de Gaza, estiman los analistas.

La escalada se desató en menos de una semana. Los enfrentamientos entre manifestantes palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en la Explanada de las Mezquitas  en Jerusalén Este subieron la tensión  en las ciudades mixtas donde cohabitan árabes y judíos en suelo israelí y en violentos disturbios en Cisjordania ocupada.

La escalada militar entre Israel y Hamás, con bombardeos israelíes contra la Franja de Gaza y cohetes lanzados desde el enclave hacia territorio israelí, dejó sólo  en la primera semana hasta el 15 de mayo  más de un centenar de muertos, la mayoría palestinos, entre ellos decenas de niños. 

¿Qué buscan  estas ofensivas? 

Hamás “intenta posicionarse como principal garante de la salvaguardia de los palestinos y sobre todo de Jerusalén, lo que es bastante novedoso en relación a lo que habíamos visto anteriormente”, considera Leïla Seurat, investigadora en el Observatorio de Mundos Árabes y Musulmanes (OMAM) de la Universidad Libre de Bruselas (ULB).

“Claramente, intenta socavar al (presidente palestino) Mahmud Abas, que ya está muy debilitado, pero, más en general, siente que hay cosas que están evolucionando desde un punto de vista palestino”, dice.

Estos últimos meses, Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, y Fatah, partido laico de Mahmud Abas, con sede en Cisjordania ocupada, se habían puesto de acuerdo sobre una hoja de ruta para reconciliarse tras más de una década de divisiones.

Esta reconciliación pasaba por unas elecciones previstas este mes de mayo.  Pero Abas aplazó sin nueva fecha los comicios, alegando que Israel, que controla Jerusalén Este, no autorizó las elecciones para los palestinos de la Ciudad Santa. Y Hamás, que quería afianzar su legitimidad en las urnas, se indignó con la medida.

Casi de forma simultánea, estallaron los enfrentamientos en Jerusalén, resultado de las manifestaciones a raíz de la amenaza de expulsión de familias palestinas a favor de colonos judíos en un barrio de la ciudad.

Pero Hamás “no controla este levantamiento, ellos mismos están desbordados”, pero quieren intentar “captarlo”, asegura Seurat. Y “han utilizado un medio militar para situarse en el centro de la protección de los palestinos de Jerusalén”, añade la investigadora. 

“Entre 10 y 50 días”

Ya desde los primeros cohetes lanzados desde Gaza, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, acusó al grupo  Hamás de haber cruzado “una línea roja”.

Pero el ejército no se limitó a  bombardeos como represalia, como suele hacer, sino que lanzó una terrible ofensiva contra el enclave, donde viven dos millones de personas bajo bloqueo israelí. 

Para Yaakov Amidror, exconsejero de seguridad nacional de Netanyahu, “Israel tiene que demostrar a Hamás que no le puede imponer nada”, y para eso no sólo debe “destruir las capacidades y las infraestructuras” de Hamás sino que tiene que “matar” a sus dirigentes, afirma a la AFP. “Los esfuerzos (buscan) matar el máximo número de miembros de Hamás y principalmente los expertos técnicos” en cohetes y drones, añade.

La primera semana de la escalada, el ejército israelí lanzó  ataques selectivos contra numerosos responsables técnicos del grupo islamista, desde comandantes a ingenieros y especialistas en la fabricación de drones. 

“Esto impacta a largo plazo la capacidad del movimiento de producir armas”, señaló entonces  una fuente militar israelí.

El sistema antimisiles “Cúpula de Hierro” interceptó la mayoría de proyectiles, un dispositivo que hace ganar tiempo al ejército, estimó Amidror. “Durará entre 10 y 50 días (...) al final, todo lo que simboliza Hamás como gobierno en Gaza será destruido”, aseguró.


Para Naji Shurab, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Islámica de Gaza, Israel quiere “debilitar” a Hamás y “consolidar” la división entre facciones palestinas. “Pero es un juego peligroso, porque es posible que el levantamiento se extienda a Cisjordania y ponga fin a la Autoridad Palestina” de Abas, lo que hundiría todavía más la situación de los palestinos.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos