El gobierno sueco cae derrocado en una moción de censura

El socialdemócrata Stefan Löfven, perdió este lunes la confianza del Parlamento, y tiene una semana para presentar su dimisión o convocar elecciones anticipadas.
lunes, 21 de junio de 2021 · 08:42

Agencias

El primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven, perdió este lunes la confianza del Parlamento, y tiene una semana para presentar su dimisión o convocar elecciones anticipadas.

La moción de censura, que se originó la semana pasada, cuando el Partido de Izquierda decidió retirar el apoyo puntual que otorgaba al Ejecutivo, obtuvo la mayoría absoluta de 181 sobre 349 diputados.

Para derrocar al Gobierno, el ex partido comunista se alineó con las formaciones de derecha, Partido Conservador de los Moderados y Demócrata Cristianos, y los Demócratas de Suecia de extrema derecha.

Tras once mociones de censura infructuosas en la política de este país escandinavo, Löfven, quien se distinguía por su capacidad de sobrevivir a crisis políticas desde su llegada al cargo el 3 de octubre de 2014, se convirtió en el primer jefe de Gobierno destituido mediante un voto de confianza.

"Es el interés del país lo que está en juego" afirmó Löfven en rueda de prensa tras conocerse su cese, sin detallar si dejará el cargo de primer ministro en funciones.

El antiguo sindicalista dispone ahora de una semana para anunciar elecciones anticipadas o dimitir.

Si dimitiera el primer ministro saliente, se le encomendaría al presidente del Parlamento a abrir negociaciones con un partido para encontrar un nuevo jefe de Gobierno, quien también podría ser de nuevo Löfven en caso de un nuevo acuerdo político, subrayan los analistas.

Debido a una sutileza de la Constitución sueca, en caso de elecciones anticipadas, se añadirían al escrutinio previsto en septiembre de 2022, lo que supondría dos legislativas en poco más de un año.

"Durante mucho tiempo, el Gobierno minoritario parecía poder aguantar hasta el final del mandato, pero las diferencias inherentes en el seno del Ejecutivo resultaron finalmente demasiado grandes", señaló a la AFP Mats Knutson, analista político de la televisión pública sueca.

Las disensiones estallaron el jueves cuando el Partido de Izquierda (Vänsterpartiet) anunció su intención de votar a favor de la moción de censura, pese a que suponía unir sus votos a los de la extrema derecha del SD.

El motivo: un proyecto, todavía preliminar, sobre una reforma de los precios de los alquileres, algo que la izquierda se niega a tocar por considerarlo un pilar del modelo social sueco.

La propuesta, que figura en el acuerdo del Gobierno llamado "de enero" creado a principios de 2019, prevé alquileres libres para las nuevas construcciones y, por lo tanto, alquileres más caros.

Ya en la presentación del acuerdo, "muchos comentaristas habían subrayado que la liberalización del mercado de la vivienda era una bomba de relojería", precisó Anders Sannerstedt, politólogo de la Universidad de Lund.

Los intentos de último minuto por evitarlo fueron en vano: el domingo, el Gobierno buscó una maniobra al proponer abrir negociaciones con las organizaciones de arrendadores.

Pero, la jefa de este último, Nooshi Dadgostar, manifestó su rechazo al considerar la marcha atrás de insuficiente.

"Mi impresión es que hay una gran falta de sentido del compromiso cuando no se puede renunciar a un solo punto para evitar una crisis gubernamental", afirmó este lunes por la mañana, poco antes de la votación.

- ¿Irse para volver? -

"Colocar a Suecia en una grave crisis política en este momento no es lo que nuestro país necesita", argumentó Löfven.

Su gobierno de centroizquierda, en vigor desde enero de 2019, tras cuatro meses de negociaciones, reúne a los socialdemócratas y a los verdes.

Para conseguir la mayoría, el exsindicalista llegó a un acuerdo con otros dos partidos -el Partido del Centro y los Liberales- con el apoyo menos claro del Partido de Izquierda.

Este último es aficionado a dar ultimátums al Gobierno, en particular para protestar contra la flexibilización de los despidos, pero se limitaba a eso hasta que Dadgostar asumió la jefatura en octubre, endureciendo el tono.

¿Y después? "Creo que (Löfven) dimitirá", anticipa Anders Sannerstedt, politólogo de la Universidad de Lund.

Según el experto, "nadie quiere elecciones adicionales" y "los socialdemócratas perderían muchos votos, según las últimas encuestas". "En mi opinión, Löfven espera dimitir y después volver, como un fénix que renace de sus cenizas. Y podría tener mucho éxito".

Lo mismo opina su colega de la Universidad de Gotemburgo, Jonas Hinnfors, para quien el primer ministro "es un muy buen negociador". "Como la distribución de escaños sigue siendo la misma, lo más probable es que Löfven regrese", explica.

Otra opción pasa por que el líder de los Moderados, Ulf Kristersson, que ha abierto la puerta estos últimos meses a negociar con los Demócratas de Suecia, sea el encargado de formar una mayoría.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

8
2

Otras Noticias