Talibanes prometen perdón general y respetar a mujeres

EEUU dijo que solo reconocerá a los talibanes si respetan los derechos de las mujeres. “Ganaron la guerra, tendremos que hablar con ellos”, dijo la UE.
miércoles, 18 de agosto de 2021 · 05:00

AFP   / Kabul, Afganistán

Los talibanes, que tomaron el poder en Afganistán, prometieron ayer un perdón general y respetar a las mujeres según “los principios del islam”, mientras la vida retoma lentamente su ritmo en Kabul pese al temor al nuevo régimen. “La guerra terminó, [el líder de los talibanes] perdonó a todo el mundo”, declaró en rueda de prensa su portavoz, Zabihullah Mujahid. “Nos comprometemos a dejar trabajar a las mujeres según el respeto de los principios del islam”, añadió.

Sus declaraciones se produjeron poco después que el cofundador y número dos de los talibanes, el mulá Abdul Ghani Baradar, regresara a Afganistán desde Catar, donde dirigía el buró político del movimiento. Los talibanes habían anunciado poco antes “una amnistía general” para todos los funcionarios estatales, llamándolos a “retomar su vida cotidiana con  confianza”.

Suhail Shaheen, portavoz del buró político en Doha, aseguró que el uso del burka (velo integral) no sería obligatorio para las mujeres, ya que “existen diferentes tipos” de velo.

En Kabul, la vida parece retomar su ritmo. Los comercios reabrieron, el tráfico se reanudó y los policías controlaron la circulación, mientras  los talibanes vigilaban los puestos de control.

Un responsable talibán concedió una entrevista a una periodista de una cadena de noticias y una escuela para niñas abrió en Herat. Pero algunas señales indican que la vida no será la misma. Los hombres cambiaron sus ropas occidentales por el shalwar kameez -la holgada vestimenta tradicional- y la televisión estatal emite principalmente programas islámicos. Las escuelas y universidades de la capital siguen cerradas y pocas mujeres se atrevieron a salir a la calle.

Algunas se congregaron brevemente a la entrada de la “zona verde” para pedir el derecho a volver a trabajar. Los talibanes intentaron en vano dispersarlas, antes de que civiles las convencieran de marcharse.

Los talibanes han multiplicado sus gestos de apaciguamiento hacia la población desde que entraron a Kabul el domingo tras una fulgurante ofensiva con la que en apenas 10 días tomaron el control de casi todo el país, y del palacio presidencial, abandonado por Ashraf Ghani, quien huyó al extranjero.

Pero para muchos, será difícil confiar en ellos. Cuando gobernaron entre 1996 y 2001, impusieron una versión ultrarrigurosa de la ley islámica. Las mujeres no podían trabajar ni estudiar, y los ladrones y asesinos se enfrentaban a terribles castigos.

“La gente tiene miedo a lo desconocido. Los talibanes patrullan la ciudad en pequeños convoyes. No molestan a nadie, pero por supuesto la gente tiene miedo”, declaró  un comerciante.

Pese a sus mensajes, algunas informaciones sugieren que seguían buscando a responsables gubernamentales, y un testigo dijo que unos hombres entraron en la casa de uno de esos funcionarios para llevarlo a la fuerza.

Ante el “rápido deterioro de la situación en materia de seguridad y de derechos humanos” y “la situación de emergencia humanitaria”, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) pidió prohibir la repatriación de afganos.

Las mujeres  son las principales víctimas de los extremistas.
Foto: AFP

“No me arrepiento”

En un esperado discurso, el presidente de EEUU, Joe Biden, defendió la retirada de sus tropas  de Afganistán, donde entraron hace 20 años para expulsar a los talibanes del poder. “Estoy profundamente entristecido por los acontecimientos, pero no me arrepiento” de la decisión, dijo.

Estados Unidos intervino Afganistán en 2001 debido al rechazo de los talibanes a entregar al jefe de Al Qaida, Osama bin Laden, tras los atentados del 11 de septiembre. El triunfo de los talibanes provocó el lunes escenas de pánico y caos del aeropuerto de Kabul, adonde se precipitaron miles de personas desesperadas que intentaban huir.

Washington envió 6.000 soldados para asegurar el aeropuerto y desalojar a unos 30.000 estadounidenses y colaboradores civiles afganos que temen por sus vidas. España, Alemania, Francia, Holanda, el Reino Unido y  otros países aceleraron ayer la repatriación de sus ciudadanos.

Estados Unidos aseguró que los talibanes prometieron permitir el “paso seguro” de miles de civiles que buscan llegar al aeropuerto de Kabul con la intención de irse de Afganistán.

Restos humanos en tren de aterrizaje

Efectivos estadounidenses descubrieron “restos humanos” en el tren de aterrizaje del avión militar que fue asediado el lunes en el aeropuerto de Kabul por cientos de afganos en pánico por el ascenso de los talibanes, indicó el martes la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que abrió una investigación del hecho.

La Fuerza Aérea revisará todos los videos que circulan en las redes sociales de un avión de transporte C-17 al cual cientos de personas persiguieron, algunas tratando de aferrarse locamente a sus alas o también a sus ruedas. Otro video mostró al mismo avión sobrevolando Kabul y lo que parecían ser dos personas cayendo al vacío.

“Además de los videos subidos y los informes de prensa de personas que caen del avión al despegar, se encontraron restos humanos en el tren de aterrizaje del C-17 cuando aterrizó en la base aérea de Al Udeid, en Catar”, dijo la portavoz de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Ann Stefanek.

“La investigación será exhaustiva para permitirnos obtener todos los hechos sobre este trágico incidente”, agregó Stefanek en un comunicado.

La militar no dio un balance total de víctimas en la instancia de partida del avión ni confirmó la información de que una persona fue aplastada bajo las ruedas de la aeronave antes del despegue.

El presidente estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro británico, Boris Johnson, acordaron el martes participar la semana próxima en una cumbre virtual de los líderes del G7 sobre Afganistán.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Valorar noticia