El regreso a las escuelas en EEUU, un caos sin precedentes

La aguda polarización llega a las escuelas cuando millones de estudiantes vuelven a las clases presenciales tras más de un año en casa.
viernes, 17 de septiembre de 2021 · 05:00

EFE  /  Washington

Peleas por llevar o no la mascarilla, padres que se mudan de estado para evitar restricciones... La aguda polarización política en Estados Unidos llega a las escuelas cuando millones de estudiantes vuelven a las clases presenciales tras más de un año en casa por la pandemia.

Aunque en el país las restricciones dependen en gran medida de los estados, y algunas ya habían flexibilizado las de los centros educativos, este mes de septiembre es el primero desde 2020 en el que la práctica totalidad de los colegios estadounidenses han vuelto a abrir sus puertas.

No obstante, las habituales sonrisas de los primeros días de curso no pueden verse porque los niños deben llevar en todo momento mascarilla, como deben hacerlo también sus profesores; algo que ha suscitado el descontento de algunos padres, debido a la politización que hay en EEUU sobre el uso de esta prenda.

A favor de las mascarillas

A favor de la mascarilla se ha posicionado la Asociación Nacional de Educadores de EEUU (NEA, en sus siglas en inglés), el mayor sindicato de profesores con más de 450.000 miembros activos, que ha denunciado las situaciones complicadas que varios de sus docentes han tenido que afrontar ante padres de alumnos.

De hecho, en las últimas semanas la NEA ha recibido informes sobre padres que han ido a romperle la mascarilla a educadores y que los han insultado por “obligar” al uso de esta protección.

En estados como Florida, de gobernador republicano, han tratado de impedir el uso de la máscara obligatoria en las escuelas; mientras que el distrito escolar de Los Ángeles, controlado por los demócratas, ha ordenado la vacunación de todos los alumnos de más de 12 años.

Dos ejemplos de la división en el país, que también se refleja en la decisión tomada por muchas familias que, ante la ansiedad y el estrés generados por el prolongado cierre, optaron por cambiar de estado en busca de mayores controles o escuelas abiertas.

Es el caso de Andrew, padre de tres hijas y que pidió no dar su apellido, que decidió quedarse este mes en el norte Florida para el inicio de curso en lugar de regresar a Washington D.C., donde residían, debido a la “enorme incertidumbre todavía existente”.
“Siento que hemos sido demasiado duros con los niños. Nos hemos olvidado de la importancia de la educación”, aseguró.

En Texas, otros padres ha decidido retrasar el ingreso en la escuela de sus hijos y han optado por la enseñanza en casa, una modalidad cada vez más habitual en EEUU.

Según datos de la organización educativa Ed Source, cerca de 35.000 familias presentaron una declaración jurada ante el estado de California en los últimos meses para abrir una escuela privada en su hogar de cinco o menos estudiantes, más del doble que para el año escolar 2018-2019, antes de la pandemia.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos