Justicia alemana condena a cadena perpetua a excoronel sirio por crímenes contra la humanidad

Este proceso, que se dividió en dos partes, ha sido la primera vez que un tribunal examina los crímenes imputados al régimen sirio.
jueves, 13 de enero de 2022 · 07:18

AFP / Koblenz, Alemania 

Un excoronel de los servicios de inteligencia sirios fue condenado el jueves en Alemania a cadena perpetua por crímenes contra la humanidad, segundo veredicto dentro de este juicio sin precedentes sobre los abusos cometidos por el régimen de Bashar al Asad.

El Alto Tribunal regional de Coblenza, al oeste de Alemania, declaró a Anwar Raslan, de 58 años, culpable de la muerte de al menos 27 prisioneros y de la tortura de miles de presos en un centro de detención secreto en Damasco, entre 2011 y 2012.

Es la segunda condena que se pronuncia en este juicio histórico, tras la emitida en febrero de 2021 contra un agente de la inteligencia siria de menor grado que Raslan.

El alto responsable militar estaba acusado del asesinato de 58 personas y la tortura de 4.000 en el centro de detención Al Khatib, llamado también "rama 251". Sin embargo, no todos ellos pudieron ser demostrados en el proceso.

"Esto es realmente histórico", dijo el director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, a los reporteros en Ginebra después del veredicto.

También puede leer: Bashar al Asad, reelegido presidente de Siria con el 95,1% de los votos

Al menos una docena de víctimas asistieron al veredicto. Familias sirias se reunieron desde temprano frente al tribunal, con carteles con el mensaje "¿Dónde están?", en referencia a sus allegados desaparecidos en centros de detención sirios.

Casi 11 años después del inicio del levantamiento popular en Siria, este proceso, que se dividió en dos partes, ha sido la primera vez que un tribunal examina los crímenes imputados al régimen sirio.

Previamente, el mismo tribunal había condenado a Eyad Al Gharib, un exmiembro de estos servicios de inteligencia, a cuatro años y medio de cárcel.

En ese fallo, el tribunal reconoció "un ataque extenso y sistemático contra la población civil" perpetrado por el régimen de Asad a partir de marzo de 2011, cuando los sirios salieron a la calle para reclamar democracia.

Anwar Raslan, quien dirigía el servicio de investigaciones de la "rama 251" en el tentacular aparato de seguridad sirio, permaneció callado durante este largo proceso, iniciado el 23 de abril de 2020. El jueves, el excoronel siguió el veredicto, traducido al árabe, sin emoción aparente, constató una periodista de AFP.

También puede leer: El papa pide el fin de la guerra en Siria

En mayo de 2020, sin embargo, sus abogados leyeron una declaración escrita en la que el exoficial negaba cualquier supuesta implicación con los hechos.

El acusado mantuvo esta versión en una declaración leída por su intérprete en enero, antes que la Corte se retirara a deliberar.

Víctimas y desertores 

Para estos procesos, Alemania aplica el principio jurídico de competencia universal que permite a un Estado juzgar a los autores de los crímenes más graves, sea cual sea su nacionalidad o el lugar donde fueron cometidos.

En el juicio testimoniaron más de 80 personas, entre ellas 12 desertores. Las víctimas expusieron los maltratos que sufrieron, como descargas eléctricas, golpes con cables, etc. 

Algunas, sin embargo, rechazaron comparecer o lo hicieron con el rostro cubierto o usando una peluca por miedo a represalias contra sus familiares todavía en Siria. 

También puede leer: Alto jefe de Al Qaida muerto en Siria por un dron de EEUU

Y por primera vez se presentaron en un tribunal fotografías de "César", un exfotógrafo militar que filtró, poniendo en peligro su vida, más de 50.000 imágenes en las que se veían miles de detenidos abocados a la muerte.

"Espero que hayamos podido dar voz a aquellos no la tienen" en Siria, dijo a la AFP Wasim Mukdad, parte civil en el proceso. "Quiero que se haga justicia, [pero no busco] venganza ni represalias", añadió.

Anwar Raslan, en detención provisional desde hace tres años, nunca escondió su pasado desde que encontró refugio en Berlín con su familia en 2014. Sus defensores no dejan de esgrimir que él mismo desertó en 2012 y trató de cuidar a los reclusos.

El conflicto en Siria ha causado cerca de 500.000 muertos y obligado a 6,6 millones de personas a huir del país.

La próxima semana se abre otro juicio en Alemania, en Fráncfort, sobre un exmédico de una prisión militar de Homs acusado de torturar a los reclusos.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos