Manifestaciones por la muerte de una joven arrestada por la Policía

Al menos 50 muertos en Irán y protestas desafían al régimen

La ONG Iran Human Rights calcula esa cantidad de víctimas por las protestas, pero el balance oficial es de 17. La gente quemó velos e imágenes de autoridades.

Planeta
AFP
Por 
Iran - sábado, 24 de septiembre de 2022 - 5:00

Al menos 50 personas murieron en la represión de las fuerzas de seguridad iraníes contra las protestas que estallaron tras la muerte de Mahsa Amini, arrestada por la policía iraní por no llevar el velo de forma adecuada, informó ayer una oenegé.

Según Iran Human Rights (IHR), una organización no gubernamental con sede en Oslo, el balance al alza se explica por la muerte de seis personas por disparos de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Rezvanshahr, en la provincia de Gilan (norte) el jueves, así como otras víctimas mortales en Babol y Amol, también en el norte.

Se registraron manifestaciones en unas 80 ciudades y en otros centros urbanos desde que empezaron las protestas hace una semana, dijo la organización. Grupos de defensa de derechos humanos también denunciaron que en la región de Kurdistán, en el norte de Irán -de donde era oriunda Amini- también hubo muertos.

“Al menos 50 personas han muerto hasta ahora, y la gente sigue protestando por sus derechos fundamentales y su dignidad”, declaró a la AFP el director de la oenegé, Mahmood Amiry-Moghaddam. “La comunidad internacional debe apoyar al pueblo iraní contra uno de los regímenes más represivos de nuestro tiempo”, añadió.

El balance oficial de los disturbios facilitado por las autoridades iraníes da cuenta de al menos 17 muertos, cinco de los cuales, miembros de las fuerzas de seguridad.

Desafío

Velos ardiendo, imágenes de responsables religiosos también en llamas o rasgadas... Las manifestaciones que se extienden en Irán rompen un tabú y colocan al poder islámico de Teherán ante un desafío sin precedentes.

Irán vivió el “movimiento verde” de 2009 tras unas elecciones de discutido resultado y más recientemente las manifestaciones de noviembre de 2019 contra el aumento de precios del combustible y la inflación.

Pero los analistas estiman que la protesta actual supone un desafío más complejo para el régimen islámico del ayatolá Alí Jamenei, de 83 años.

“Son las manifestaciones más grandes desde noviembre de 2019. Mientras los precedentes movimientos nacionales fueron llevados por clases populares y estuvieron provocados por la degradación de las condiciones socio-económicas, el estallido esta vez es socio-cultural y política”, estima Ali Fathollah-Nejad, experto de Irán en la universidad de Beirut.

“El régimen no esperaba que la detención fatal de una ciudadana de provincias provocara una revuelta nacional”, apunta.

Y más sorprendente todavía, la revuelta nace de las mujeres.

“Ellas son las víctimas, es normal que protesten. Lo que es mucho más importante es que los hombres las apoyan”, explica a AFP Alexandre Grinberg, analista del Instituto para la Seguridad y la Estrategia de Jerusalén, que señala una “secularización” creciente de la sociedad.

“Esto preocupa también a los religiosos de tendencia reformista. Entienden que el resultado será que la gente terminará odiando el islam y la religión”, apunta.

Para Ali Fathollah-Nejad, el movimiento actual supone una doble ruptura respecto al movimiento de 2009, marcado por reivindicaciones políticas de clase media, y el de 2019, provocado por la cólera de las clases populares. Las protestas estallan en un momento muy delicado para el régimen, debilitado por las sanciones económicas internacionales por su programa nuclear. En las manifestaciones se han escuchado eslóganes como “muerte al dictador” y otras declaraciones contrarias al régimen, junto al grito liberador de comunión “zan, zendegi, azadi”: “Mujer, vida, libertad.

“La naturaleza de estas manifestaciones ponen en juego la superviviencia del régimen. En noviembre de 2019 no dudaron en disparar, no veo por qué dudarán este año”, señala un diplomático europeo.

Contra movilización

Marcha • Miles de personas respondieron ayer en Irán al llamamiento de las autoridades y salieron a la calle para defender el uso del velo y denunciar a los “mercenarios”, tras una semana de protestas desatadas por la muerte de una joven que dejaron al menos 17 muertos según balance oficial.

Represión • Mientras en el extranjero ONG denuncian una represión “brutal” de las manifestaciones y autoridades seguían bloqueando el acceso a WhatsApp e Instagram.

Incendio • En varias ciudades, los manifestantes se enfrentaron con las fuerzas de seguridad, quemaron vehículos policiales y corearon consignas antigubernamentales, según medios y activistas.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS