El avión que estaba retenido, ayer fue incautado mientras dure la investigación

Avión venezolano-iraní bajo sanción de EEUU aterrizó en Santa Cruz

El plan inicial era aterrizar en Buenos Aires, Argentina, pero ante el riesgo de correr con la misma suerte de otro avión venezolano-iraní, cambió su plan de vuelo.

Planeta
La Paz - jueves, 16 de junio de 2022 - 5:00

El vuelo VO9502 de la aerolínea estatal venezolana Conviasa que debía aterrizar ayer en el aeropuerto internacional de Ezeiza, Buenos Aires (Argentina), finalmente no llegó a ese país, sino a Bolivia, donde inicialmente sólo debía realizar una escala. Y de Viru Viru, un avión de BOA completó la ruta con los pasajeros a Buenos Aires.

Según el plan original, el vuelo VO9502 de Conviasa tenía previsto aterrizar ayer en Ezeiza y regresar a Caracas a las 21:50, previa escala en Viru Viru. Pero el escándalo en torno al avión de Emtrasur, ahora confiscado en Buenos Aires junto a los 14 venezolanos y cinco iraníes de la tripulación, investigados por el juez federal Federico Villena, obligó a cambiar el plan de vuelo. La areonave aterrizó en Santa Cruz a las 14:00 de ayer, según Flight Radar.

Es que Conviasa (Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos), la aerolínea del Gobierno venezolano, figura en la lista negra del Departamento del Tesoro de la administración norteamericana, al igual que el Boeing 747 matrícula YV3531 que perteneció a la aerolínea iraní Mahan Air, que es parte de la flota de ese consorcio y que aterrizó por primera vez en Argentina el lunes 6 y que al final fue retenido, 48 horas después, tras haber sido rechazado en el espacio aéreo uruguayo.

El avión de Conviasa es un Airbus A340-642 con matrícula YV3535. Como el de Emtrasur, fue vendido por la iraní Mahan-Air a la venezolana Conviasa. Lo adquirieron en la última semana y el avión realizó hace apenas dos días su vuelo inaugural hacia la Isla Margarita (Venezuela).

Polémica y confiscación

El avión que aterrizó en Viru Viru tiene relación con el avión confiscado en Argentina, cuya justicia ordenó ayer la incautación del avión venezolano-iraní retenido en el aeropuerto de Buenos Aires, en el marco de una investigación por posibles vínculos con el terrorismo internacional, confirmaron a EFE fuentes judiciales.

Según estas fuentes, la Justicia decidió incautar la aeronave con el propósito de obtener más datos sobre qué hacía en Buenos Aires la tripulación del vuelo, integrada por cinco iraníes y 14 venezolanos, cuyos pasaportes también fueron retenidos con anterioridad. Todavía se desconoce el tiempo exacto de incautación del avión y la causa permanece en secreto de sumario, concluyeron estas fuentes.

El avión en cuestión, un Boeing 747 Dreamliner de carga, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur, filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), empresas que están sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La aeronave ingresó a Argentina el 6 de junio con una carga procedente de México, previa escala en Venezuela, con destino al aeropuerto de Ezeiza, y el miércoles despegó para ir a Uruguay a cargar combustible, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino porque el país vecino no habilitó su aterrizaje.

En Argentina, las petroleras no cargan combustible al avión por temor a las sanciones de EEUU.

Desde esta semana, la Justicia argentina lleva a cabo una investigación para dilucidar los posibles vínculos de la tripulación con el terrorismo internacional, ya que uno de sus integrantes tiene el mismo nombre que un miembro de las Fuerzas Quds, una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, definida por EEUU como una organización terrorista.

El ministro de Seguridad argentino dijo que las autoridades siguieron “todos los pasos” con respecto al avión.

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, sostuvo que todas las áreas involucradas en este caso “ya explicaron con lujo de detalles” lo sucedido y señaló que el tema “está en manos de la Justicia”.

Argentina ha sufrido dos atentados terroristas en la década del 90 -a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y a la embajada de Israel en Buenos Aires- y la Justicia local ha señalado a personas poderosas de Irán y el grupo Hezbolá como responsables.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS