Un total de 959 militantes ucranianos han sido hechos prisioneros, incluidos 80 heridos

Casi mil defensores salen de Azovstal y en Rusia crece el rechazo a posible canje

Rusia no revela aún si accederá a un canje, pero dentro del país han surgido voces duras en la Cámara Baja, la Fiscalía y en el Donbás prorruso que rechazan enérgicamente esta posibilidad; Kiev mantiene el silencio.

Planeta
EFE
Por 
Kiev - jueves, 19 de mayo de 2022 - 5:00

Casi mil defensores ucranianos que permanecían en la acería de Azovstal han abandonado la planta de Mariúpol y son ahora prisioneros de Rusia, que continúa sin revelar si accederá a un canje como propone Kiev ante el creciente rechazo entre la élite política en casa y los líderes prorrusos del Donbás.

Horas después de que el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, afirmara que la misión de evacuación de los “héroes de Azovstal” continuaba y que estaban implicados “los mediadores internacionales más influyentes”, Rusia aseguró que otros 694 defensores ucranianos de la metalúrgica “se habían entregado”, incluidos 29 heridos.

Los militares que salieron en la última jornada de la planta se suman a los 265 evacuados el lunes de la acería, entre ellos 51 gravemente heridos, según Rusia.

De esta forma en dos días, “un total de 959 militantes han sido hechos prisioneros, incluidos 80 heridos”, sostuvo el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, el general mayor Ígor Konashénkov.

Casi 50 hospitalizados

Medio centenar han sido internados en el hospital de Novoazovsk, localidad controlada por Rusia en la autoproclamada república popular de Donetsk.

Rusia publicó videos supuestamente grabados en el interior del hospital para difundir el mensaje de que los militares reciben un trato humano.

Todo ello en medio de la preocupación de organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional (AI) por el destino de los soldados como prisioneros de guerra.

Uno de los defensores hospitalizados afirma, sin que se sepa si lo hace de forma voluntaria o no: “Nos tratan bien, no hay presión física o psicológica y nos dan de comer”.

El Comité de Investigación de Rusia dijo la víspera que interrogará a los militares de Azovstal en el marco de “la investigación de casos penales relacionados con los crímenes del régimen de Kiev contra civiles en el Donbás”.

Rusia no reveló cuántos defensores más quedan en la acería.

El líder separatista prorruso de la autoproclamada república de Donetsk, Denis Pushilin, afirmó hoy que “los comandantes de más alto rango” de los defensores aún permanecen en sus instalaciones.

“Hasta ahora no han salido comandantes del más alto nivel”, señaló Pushilin, según la agencia de noticias de Donetsk (DAN).

Kiev mantiene el silencio

Kiev ha mantenido el silencio desde que informó de su intención de intercambiar a los militares por prisioneros rusos.

Rusia no revela si accederá a un canje, pero dentro del país han surgido voces duras en la Cámara baja, la Fiscalía y en el Donbás prorruso que rechazan enérgicamente esta posibilidad.

Ayer el pleno de la Duma debía empezar a estudiar con urgencia un proyecto de resolución que prohibiría un canje por “criminales nazis”, como califica Rusia a los combatientes nacionalistas del batallón Azov.

El presidente de la Cámara Baja, Viacheslav Volodin, explicó en su cuenta de Telegram que la tramitación no será tan exprés, sino que el pleno ordenó a los comités parlamentarios que estudien el tema.

“Nuestro país trata con humanidad a quienes se rindieron o fueron hechos prisioneros. Pero en cuanto a los nazis, nuestra posición aquí debe seguir siendo la misma: son criminales de guerra, y debemos hacer todo lo posible para llevarlos ante la justicia”, dijo.

El regimiento de Azov, creado en 2014 precisamente en Mariúpol, está integrado plenamente desde finales de ese año en la Guardia Nacional de Ucrania.

Prohibir el canje

Un día antes, el diputado Leonid Slutski, que encabeza el grupo parlamentario del ultranacionalista Partido Liberal Democrático de Rusia y que participó en las negociaciones con Ucrania, afirmó que los combatientes de Azov merecen la pena de muerte.

Pushilin a su vez indicó ayer que un tribunal decidirá sobre el destino de los defensores de Azovstal, según DAN.

Todo ello se suma a la petición de la Fiscalía rusa al Tribual Supremo para que declare organización terrorista al batallón Azov, equiparándolo con los talibanes, que Rusia sin embargo ha recibido en varias ocasiones, incluso antes de que llegaran al poder en Afganistán el año pasado.

El líder separatista también dijo que la acería será demolida y que en su lugar se planea levantar un campus tecnológico, una zona residencial o un parque, mientras que de Mariúpol los prorrusos quieren hacer una ciudad-balneario.

La Alcaldía de la ciudad recordó al líder separatista que Azovstal generó antes de la guerra 10.000 empleos y miles de millones de dólares en ingresos e impuestos.

Además, denunció que, debido al bombardeo ruso contra la acería, “existe una amenaza de extinción completa del mar de Azov”, ya que las instalaciones técnicas “contienen decenas de miles de toneladas de solución concentrada de sulfuro de hidrógeno y su fuga mataría por completo la flora y fauna” de este mar interior.

Alerta humanitaria

Mariúpol El alcalde de Mariúpol, Vadym Boychenko, señaló que aún quedan más de 100 mil ciudadanos en la ciudad que hay que evacuar cuanto antes, dado que la ONU ha alertado de posibles brotes de cólera y otras enfermedades como la disentería.

Deportación A la vez, Ucrania ha denunciado la deportación por parte de Rusia de casi 40.000 ciudadanos a través de campos de filtración.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS