El movimiento indígena presentó un pliego de 10 demandas

Conaie y gobierno inician diálogo pero marchas siguen en Quito

El encuentro entre los líderes del movimiento indígena y representantes del gobierno ecuatoriano se produce después de una primera toma de contacto el sábado.

Planeta
EFE
Por 
Quito - martes, 28 de junio de 2022 - 5:00

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) y otras agrupaciones promotoras de las protestas sociales aceptaron ayer la invitación a reunirse con el Gobierno, cuando se cumplían 15 días de protestas contra la Administración del presidente Guillermo Lasso por la carestía de la vida.

El líder de la Conaie, Leónidas Iza señaló en el encuentro que el diálogo se prolongará el tiempo que sea necesario y que ellos seguirán en Quito, llevando a cabo marchas pacíficas hasta que sus demandas sean cumplidas.

Este encuentro se produce después de que el Gobierno y los líderes del movimiento indígena tuvieran una primera toma de contacto el sábado, y luego de que ambas partes hicieran gestos para rebajar la tensión de un conflicto que, según organizaciones de derechos humanos, registra 5 fallecidos y más de 200 heridos.

“Por decisión colectiva de las estructuras de la Conaie, Feine (organización de los indígenas evangélicos en Ecuador) y Fenocin (Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras) aceptamos la invitación hecha para la reunión con los 5 poderes del Estado”, señaló la Conaie antes de ingresar en la reunión.

El movimiento indígena precisó que la cita se realizó “con la intención de canalizar espacios técnicos y eficientes para que las demandas de la agenda nacional de 10 puntos tengan resultados y sean garantizadas”.

El domingo, el presidente de Ecuador, el conservador Guillermo Lasso, bajó precios de combustibles, el origen de las protestas indígenas, pero sin satisfacer a los manifestantes que ayer cumplieron 15 días de bloqueos de vías en el país, lo que ha puesto la producción petrolera en una situación crítica.

“Esta decisión no es suficiente, es insensible”, expresó la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), después de que Lasso anunciara el domingo por la noche una reducción de 10 centavos de dólar que deja el diésel en 1,80 dólares y la gasolina en 2,45.

Los manifestantes exigen al gobierno que baje los precios a 1,50 dólares para el galón de diésel y a 2,10 dólares para el de gasolina corriente.

La decisión del Ejecutivo “no se compadece de la situación de pobreza que afrontan millones de familias”, indicó el lunes la Conaie en un comunicado firmado por su titular, Leonidas Iza, añadiendo que “nuestra lucha no cesa (...) y la protesta sigue vigente”.

La organización analiza también si acepta conversar con el Ejecutivo tras un primer acercamiento el sábado.

Lasso, en el poder desde hace un año, está arrinconado por las manifestaciones y la oposición, que en el Congreso discute su posible destitución.

Los cortes de ruta y la toma de más de mil pozos en medio del estallido tienen en jaque al sector petrolero, principal rubro de exportación. Si las protestas continúan, el país podría paralizar este martes toda la producción, según el gobierno.

Unos 14.000 indígenas protestan en Ecuador para exigir alivios que amortigüen la pobreza en sus territorios agrícolas.

Represión

Los indígenas, que en la capital han protagonizado fuertes enfrentamientos con la fuerza pública, representan más de un millón de los 17,7 millones de habitantes.

Para tratar de rebajar la tensión, Lasso puso fin el sábado un estado de excepción, bajo el cual impuso un toque de queda nocturno y militarizó la ciudad durante una semana, aunque el centro sigue fuertemente custodiado por la fuerza pública.

Organizaciones internacionales y de derechos humanos claman por un cese a la violencia.

El papa Francisco llamó el domingo por Twitter al “diálogo” y a “la paz social”.

Lasso culpa a Iza de las protestas en las que han muerto cinco manifestantes y se cuentan más de 400 heridos entre uniformados y aborígenes.

“Aquí no hay un luchador social, aquí hay un anarquista (...) que quiere derrocar un gobierno”, aseveró el gobernante a CNN.

Pequeñas victorias

Reclamos Acosado por las protestas y el Congreso, Lasso ha cedido parcialmente en algunos de los reclamos de los indígenas como muestra de voluntad de diálogo.

Asamblea El jueves permitió a unos 5.000 manifestantes alojarse en la Casa de la Cultura, un lugar simbólico de los pueblos originarios, que estuvo hasta entonces requisado.

Fuerza El sábado puso fin al estado de excepción, bajo el cual los militares salieron de los cuarteles y se decretó un toque de queda nocturno.

Precios El domingo redujo precios de combustibles, aunque no en la proporción que pedían los indígenas y que fue el detonante de la crisis.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS