Detenido el presidente de la empresa contra la que luchó la activista Berta Cáceres

Roberto David Castillo, presidente de Desarrollos Energéticos (DESA), arrestado por la Policía. 

Planeta
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - lunes, 05 de marzo de 2018 - 7:16

elmundo.es/ Asier Vega

El ingeniero eléctrico Roberto David Castillo, presidente ejecutivo de la empresa hondureña que desarrolla el proyecto 'Agua Zarca' contra el que luchó Berta Cáceres, fue detenido este viernes acusado de ser el autor intelectual del asesinato hace hoy dos años de la ambientalista y líder indígena. Castillo, quien fue arrestado en el aeropuerto de San Pedro Sula, cuando se disponía a huir del país, preside la Empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), que se encargaba del citado proyecto hidroeléctrico, que fue aprobado por el Gobierno instaurado tras el golpe de Estado de 2009 contra Manuel Zelaya.

Así, Cáceres, quien al momento de su muerte era la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), organización que fundó en 1995, logró paralizar esta infraestructura liderada por Roberto David Castillo, quien había logrado la concesión durante 20 años del Río Gualcarque, sagrado para la comunidad lenca, la mayor etnia indígena de Honduras, de origen Maya.

Para ello, Cáceres lideró protestas masivas y presentó hasta 33 denuncias ante el Ministerio Público y diversas organizaciones de derechos humanos, lo que habría provocado que el ahora detenido presidente de DESA viera frustrado su proyecto millonario y ordenara el crimen contra la ambientalista, quien murió a tiros un día como hoy de 2016 en su casa de La Esperanza (Intibucá).

La firme oposición de Berta Cáceres que paralizó el proyecto de Roberto David Castillo tuvo su eco internacional cuando la ambientalista obtuvo en 2015 uno de los premios medioambientales Goldman para América Latina, considerado como el 'Nobel Verde', en reconocimiento a su campaña en contra de la empresa que se iba a encargar de la infraestructura.

Así, tras obtener la concesión del Río, DESA contrató a una empresa china, Chinohidro, para realizar la construcción de las obras civiles, si bien tras la presión ejercida por Cáceres y su organización, terminó retirándose de Honduras. Tras la muerte de la ambientalista, el banco holandés FMO, principal inversor en el proyecto Agua Zarca, decidió también retirarse de esta inversión a la que había destinado 15 millones de dólares, al igual que hizo el fondo de inversiones finlandés Finnfund que suspendió su inversión de cinco millones de dólares.

Roberto David Castillo preside la DESA, que fue constituida el 25 de mayo de 2009 con un capital cercano a los 1.000 dólares, que incrementó hasta en 15.000 veces en tan solo cuatro años. Nada más conformarse esta sociedad, en noviembre de 2009 participó en la licitación energética por parte del Estado, que acabó ganando, a pesar de carecer de licencia ambiental. Así lo informó en julio del pasado año la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que anunció que iba a investigar las denuncias de corrupción presentadas por Berta Cáceres para verificar si en Agua Zarca hubo abuso de autoridad, fraude y lavado de activos.

Castillo no es el único responsable de DESA detenido, sino que entre los nueve implicados en el crimen también se encuentra el biólogo y ex gerente ambiental de esta empresa Sergio Rodríguez y el ex jefe de seguridad de la misma entre 2013 y 2015 y lugarteniente retirado del Ejército Douglas Bustillo. Según la investigación, el presidente ejecutivo de DESA fue el encargado de proporcionar la logística y otros recursos a uno de los autores materiales, que es una de las ocho personas que guardan prisión, entre las que se encuentran el mayor del Ejército Mariano Díaz y el supuesto sicario Elvin Rápalo.

 

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS