Se evalúan impactos ambientales

Ducto Nord Stream revela una cuarta fuga, se teme daños

Planeta
EFE
Por 
Dinamarca - viernes, 30 de septiembre de 2022 - 5:00

La detección de una cuarta fuga en los gasoductos rusos Nord Stream parece disipar cualquier otra opción que no sea el sabotaje para explicar esos escapes, cuyo origen investigan las autoridades danesas y suecas, mientras Alemania evalúa los daños medioambientales en el Báltico.

Las fugas provocarán emisiones tóxicas por el equivalente de 7,5 millones de toneladas de CO2, según un comunicado emitido por la Agencia Federal de Medio Ambiente (UBA) y basado en estimaciones sobre el volumen de gas acumulado en esas tuberías.

Ni el Nord Stream 1 ni el 2 estaban en servicio. El primero interrumpió los suministros hace semanas, al alegar Moscú problemas técnicos, mientras que el segundo nunca entró en funcionamiento, puesto que el canciller Olaf Scholz lo bloqueó a raíz del reconocimiento por Moscú de las autoproclamadas repúblicas separatistas del Donbás.

Pero la condensación de gas en su interior permite estimar, según ese organismo, que en total se liberarán a la atmósfera 0,3 millones de toneladas de metano, considerado mucho más dañino que el CO2, recuerda la UBA. Una tonelada de metano provoca un calentamiento igual al de 25 toneladas de CO2, por un periodo de 100 años.

La ministra alemana de Medioambiente, la verde Steffi Lemke, adelantó que la fugas no entrañan a peligros graves para el ecosistema marítimo, pero sí para la atmósfera.

La aparición ahora de las fugas ha desatado las acusaciones de sabotaje, desde los países afectados -Dinamarca y Suecia-, desde Alemania y resto de la Unión Europea (UE), así como Estados Unidos. Incluso Moscú utiliza ese término, aunque la búsqueda de autorías va en direcciones opuestas.

La cuarta fuga se suma a las tres detectadas entre el domingo y el lunes y está localizada en el segundo gasoducto, con lo que en total existen dos fugas en cada tubería, dos en la zona danesa y dos en la sueca, todas en aguas internacionales.

Dinamarca y Suecia han abierto sendas investigaciones, que avanzan no obstante con lentitud debido a que sigue saliendo gas de las tuberías.

En emergencia

Alerta. Los sectores eléctricos y gasísticos de Dinamarca y Suecia han elevado el nivel de alarma sobre sus instalaciones con motivo de las fugas, y lo mismo ha hecho la vecina Noruega, a pesar de que no tiene costa en el Báltico, incluyendo presencia militar.

Prevención. Suecia ha aumentado además el nivel de alerta en todas sus centrales nucleares.


La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS