En ese país operan cárteles colombianos, mexicanos y europeos, según las autoridades

Ecuador, el nuevo jugador en el mercado globalizado del narcotráfico

Sin grandes plantaciones de narcocultivos o laboratorios, por Ecuador se mueve la droga que se procesa en Colombia y Perú. Respectivamente, sus vecinos producen al año 1.400 y 400 toneladas, según la ONU.

Planeta
AFP
Por 
Quito - miércoles, 23 de noviembre de 2022 - 5:00

Miles de toneladas de cocaína colombiana salen de Ecuador hacia el mundo en medio del desangre entre bandas locales al servicio de mafias internacionales, que les surten armas. De esa manera, el país de 18 millones de habitantes entró al cada vez más globalizado mercado de las drogas.

“La cocaína que sale de los puertos de Ecuador va a todo el mundo, principalmente a Estados Unidos y Europa, pero también a Asia y Australia”, explicó Chris Dalby, investigador del centro de estudios Insight Crime.

Sin grandes plantaciones de narcocultivos o laboratorios para el refinamiento de cocaína, por Ecuador se mueve la droga que se procesa en Colombia y Perú. Respectivamente, sus vecinos producen al año 1.400 y 400 toneladas, de acuerdo con datos estimados de la ONU.

Proveedores y destinos

Ecuador “es un punto de salida natural para la cocaína colombiana”, agregó Dalby.

Antes del acuerdo de paz y la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla que por décadas ejerció el control de las zonas cocaleras y medió entre campesinos y narcotraficantes, las bandas ecuatorianas movían la droga “desde la frontera hasta varios puertos”, dijo.

Pero los rebeldes disidentes que se mantuvieron en armas comenzaron a producir la droga ellos mismos “en el sur de Colombia” y pasarla por “río o por carretera a Ecuador”.

Al tiempo que organizaciones ecuatorianas tejieron alianzas con poderosas familias que controlan los narcocultivos en Perú, según un estudio del Observatorio Colombiano de Crimen Organizado (OCCO).

De acuerdo con un informe de la ONU, Ecuador fue en 2020 el tercer país con más decomisos de cocaína. Fueron unas 92,5 de las 1.424 (6,5%) toneladas incautadas en todo el mundo. Adelante están Colombia (41%) y Estados Unidos (11%).

Según el OCCO, además de mafias colombianas, en Ecuador operan los cárteles de Sinaloa y de Nuevo Jalisco, de México.

También se ha detectado la actividad de emisarios del Clan de los Balcanes, conformado por albaneses, rusos, croatas, montenegrinos y serbios.

En alianza con los disidentes de las FARC, la guerrilla del ELN o con el Clan del Golfo, la mayor banda narco de Colombia, los europeos organizan el transporte de la droga hasta Ecuador, donde está la percepción de que los controles de las autoridades son más flexibles.

Se trata de una “fragmentación” del negocio entre diversos compradores y vendedores, dijo Mathew Charles, autor de la investigación del OCCO. Antes, el monopolio de los negocios en Colombia lo tenía la temida ‘Ndrangheta de Italia.

En suelo ecuatoriano, bandas locales como los Chone Killers, los Choneros, las Águilas, los Latin Kings o Los Lobos entran en la cadena. En su afán por quedarse con el dominio de contactos y rutas, se enfrentan a bala en calles y prisiones, especialmente en Guayaquil. Cada uno de los 12 pabellones de la cárcel Guayas 1, su principal complejo penitenciario, pertenece a una banda diferente.

Desde febrero de 2021 se han producido una decena de masacres carcelarias con saldo de cerca de 400 presos muertos en el otrora pacífico Ecuador. Las peores masacres, con cuerpos decapitados, desmembrados e incinerados, se han registrado en los complejos penitenciarios de Guayaquil.

La última matanza ocurrió en la cárcel de Quito el 8 de noviembre, cuando cinco reclusos fueron asesinados.

El viernes pasado 10 reclusos murieron en una cárcel de la capital de Ecuador en medio de un enfrentamiento que estalló luego del traslado de presos a una penitenciaría de máxima seguridad, informó el organismo a cargo de las prisiones (SNAI).

“Santuarios” y técnicas

La batalla en las cárceles, convertidas en centros de operaciones del narco, son continuas desde febrero de 2021.

“Las bandas locales también informaron al OCCO que los mexicanos han utilizado con frecuencia la entrega de armas, en lugar de dinero en efectivo como pago por sus servicios. Esto ha aumentado su capacidad violenta y ha hecho más sangrientas sus rivalidades”, de acuerdo con la investigación.

Los puertos y ciudades cercanos al Pacífico atraen a la mafia. De sur a norte, sus tentáculos llegan a localidades como Guayaquil, Salinas, Manta, Puerto Bolívar, Esmeraldas (cerca a la frontera con Colombia) y Chone, génesis de Los Choneros.

Se trata de bastiones del narco que están “bajo una dinámica” de ataques armados constantes, explicó el coronel en retiro Mario Pazmiño, exjefe de la inteligencia de las fuerzas militares ecuatorianas.

Los grupos “tratan de controlar estos santuarios a los que se denominan ‘microestados’ en diferentes partes del territorio nacional, especialmente en las provincias de entrada y de salida de la droga”, agregó.

Cuando no los enfrentan o los eluden, la mafia corrompe a policías y militares.

“A menudo” la mercancía va escondida “en contenedores de banano”, el producto estrella del país, según Dalby.

El OCCO ha identificado todo tipo de artimañas para camuflar y sacar la cocaína: desde lanchas rápidas y empresas fachada que la ocultan en cargamentos legales, hasta traficantes que hacen agujeros en contenedores para hacerle espacio al polvo blanco.

El epicentro

Puerto Barrios tomados por bandas, matanzas en las prisiones y una policía sobrepasada por el poder de fuego de los delincuentes: el narcotráfico transformó el puerto de Guayaquil en una capital más del crimen en América Latina.

Crímenes La ciudad de 2,8 millones de habitantes, y principal puerto del país encara una violencia inusitada que nace en las calles y se reproduce en las cárceles con cuerpos baleados, calcinados o mutilados a machete.

Saldo En lo corrido del año van 1.200 homicidios, 60% más que el mismo periodo de 2021, según datos oficiales.


Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS