El informático amigo de Assange tendrá juicio en Ecuador después de 916 días

El sueco fue arrestado en 2019 cuando se disponía a abandonar Quito con destino a Japón, unas horas después de que el país pusiera fin al asilo del fundador de WikiLeaks en su embajada en Londres.

Planeta
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - lunes, 13 de septiembre de 2021 - 16:00

EFE / Quito, Ecuador

El informático sueco Ola Bini, amigo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, comparecerá el próximo mes ante la justicia ecuatoriana por el presunto delito de acceso no consentido a un sistema informático después de una espera de 916 días, informó este lunes su abogado Carlos Soria.

Las vistas del juicio fueron fijadas los días 21 y 22 de octubre en las Salas de Audiencias de los Tribunales de Garantías Penales, del Complejo Judicial norte de Quito.

"Como siempre dijimos, el tema es que primero no existe delito alguno de Ola Bini y el proceso ha sido el resultado de una persecución política", valoró a Efe el letrado.

Soria avanzó que ante el tribunal se demostrarán las más de cien violaciones al debido proceso que han sido denunciadas por organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

También puede leer: Un “colaborador” de Assange es detenido en Ecuador

Y confió en que el nuevo tribunal constituido tras la separación en julio pasado de la jueza que seguía el caso después de que la defensa alegara "fraude procesal", sea "independiente e imparcial".

El defensor recordó que, cuando su defendido fue detenido en marzo de 2019, fue acusado de ser un supuesto desestabilizador del Gobierno, y posteriormente en una audiencia de formulación de cargos se determinó que el tipo penal era el cargo de ataque a sistemas informáticos, pero al no encontrarse esta figura en el ordenamiento legal finalmente se le acusó de acceso "no consentido" a sistemas telemáticos.

"Necesitaban un chivo expiatorio y encontraron a un amigo de Assange", justificó el abogado.

Bini, de 39 años, fue arrestado el 11 de abril de 2019 cuando se disponía a abandonar Quito con destino a Japón, unas horas después de que Ecuador pusiera fin al asilo en su embajada en Londres del fundador de WikiLeaks.

También puede leer: Las filtraciones de WikiLeaks también alcanzaron a Bolivia

Según la Fiscalía, Bini habría accedido sin autorización al sistema de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones con el objetivo de intentar obtener información del contenido digital de las plataformas de la petrolera Petroecuador y de la antigua Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain).

Entre los más de 60 elementos de convicción que la Fiscalía argumenta para procesarlo, figuran unos informes periciales de informática forense y la información obtenida de Estados Unidos a través de una Asistencia Penal Internacional, mediante la cual se extrajeron archivos de un dispositivo electrónico del imputado.

El órgano fiscal ha presentado oficios de la Cancillería ecuatoriana, de la Unidad de Análisis Financiero y Económico y de otras entidades públicas y privadas para sustentar el caso en el que se dilucida sobre la comisión de un delito penado entre 3 y 5 años de prisión.

Su caso debió haber sido procesado en 2019, pero fue pospuesto en varias ocasiones por diferentes motivos, incluido los generados por la pandemia del coronavirus.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS