Movilizaciones persisten por la muerte de Mahsa Amini

En Irán arrestan periodistas, activistas y silencian protestas

Jóvenes salen a las calles y en los acomodados barrios del norte de Teherán muchos vecinos gritaban a coro “Muerte al dictador”.

Planeta
EFE
Por 
Iran - miércoles, 28 de septiembre de 2022 - 0:00

Las autoridades iraníes tratan de silenciar las protestas que desde hace 11 días sacuden Irán por la muerte de Mahsa Amini con la detención de periodistas y activistas, además de la imposición de fuertes restricciones a internet.

La muerte de Amini tras ser detenida por la Policía de la moral por llevar mal el obligatorio velo ha provocado fuertes protestas en el país en las que se pide más libertad, a diferencias de las movilizaciones de los últimos años centradas en cuestiones económicas.

A la represión de los manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad, se ha unido la de la información.

Desde que comenzaron las protestas tras el fallecimiento de Amini el viernes 16 al menos 20 informadores han sido detenidos, según el Comité para la Protección de Periodistas, que tiene su sede en Nueva York.

Entre los arrestados se encuentra la periodista Nilufar Hamedi, que fue de las primeras en informar del caso de Amini para el diario reformista Shargh Daily, y que se encuentra en confinamiento solitario.

La reconocida fotoperiodista Yalda Moaiery fue arrestada durante los primeros días de las protestas y está encarcelada en la prisión Qarchak para mujeres en Teherán.

También han sido detenidas conocidas activistas como Maryam Karimbeigi y Golrokh Iriyaei, informó ayer a la Unión de Trabajadores Libres de Irán.

Por su parte, el activista por la libertad de expresión Hossein Ronaghi fue arrestado hace días. Estos periodistas y activistas compartían en redes sociales como Twitter o aplicaciones como Telegram informaciones de las protesta así como los videos de mujeres quemando velos que han dado la vuelta al mundo.

La ONU confirmó que las fuerzas de seguridad iraníes han utilizado en ciertos momentos municiones reales contra los participantes en las protestas antigubernamentales que empezaron como reacción a la muerte en el interior de una comisaría de una joven detenida por llevar mal puesto el pañuelo en su cabeza.

“Las fuerzas de seguridad han respondido en ocasiones con municiones reales”, declaró en Ginebra la portavoz de la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani.

Esto se suma que aplicaciones como Whatsapp e Instagram, de las pocas permitidas en Irán, han sido bloqueadas y se unen a Facebook y Twitter, que nunca están accesibles en el país, aunque los usuarios las usan con VPN (programas antifiltros de internet), que también están fallando.

Mientras tanto, los jóvenes siguen protestando por la muerte de Amini a pesar de las advertencias del presidente del país, Ebrahim Raisí, el Ejército, la poderosa Guardia Revolucionaria o el Poder Judicial.

Ayer una vez más, multitud de iraníes se echaron a las calles al grito de “Mujeres, vida, libertad” en las calles de Teherán, Yazd y Tabriz, entre otras ciudades, según varias ONG en Oslo.

En los acomodados barrios del norte de Teherán, lejos de las protestas, muchos vecinos gritaban a coro “Muerte al dictador” desde sus ventanas aprovechando la oscuridad de la noche.

Rige impunidad

Rección . La ONU denunció la continua impunidad de la que gozan los responsables de las muertes de manifestantes y de otras violaciones a los derechos humanos, tanto en el contexto de las actuales protestas como en las ocurridas en noviembre de 2019, julio de 2021 y el pasado mayo. Añade que las comunicaciones inalámbricas y por cable son cortadas continuamente.


La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS