El contrato de compra-venta de gas suscrito en 1996 vence en 2024

Expertos no avizoran cambios en la relación con Brasil, gane quien gane

Según analistas, con una producción de gas a la baja, Bolivia no tiene nada que ofrecer y debe esperar a negociar nuevos contratos tras 2024. Sólo se podría buscar que Petrobras invierta en exploración.

Planeta
Página Siete
Por 
La Paz - domingo, 02 de octubre de 2022 - 5:00

¿Qué puede esperar Bolivia de las elecciones en Brasil? Dos expertos no ven cambios en la relación energética gane quien gane en los comicios de hoy, ya sea Luiz Inácio Lula da Silva o sea reelecto Jair Bolsonaro.

A nivel comercial el principal vínculo que tiene el país es la venta de gas natural, en virtud del contrato de compra-venta que está vigente hasta 2024.

El analista en hidrocarburos Hugo del Granado opinó que si el ganador de las elecciones es Bolsonaro, no pasará nada y la relación no variará tal como ocurrió en los últimos cinco años.

Y si Lula se impone, podría existir alguna mejora en las relaciones y la posibilidad de mejorar el precio del gas, ya que existe afinidad política entre los dos gobiernos.

Sin embargo, Del Granado sostiene que Bolivia no tiene nada que ofrecer porque las posibilidades de vender más gas son nulas ante la caída de la producción en los últimos años.

Añadió que a Brasil lo que le interesaría es no sólo mayores volúmenes de gas, sino mejores precios de compra. “Yo no veo un cambio de política ni con Bolsonaro ni con Lula”, precisó.

Ante ese escenario, Del Granado considera que si gana Lula, la única posibilidad es que Petrobras pueda invertir más en Bolivia, pero la empresa no ha estado dispuesta a aquello en la medida en que las posibilidades de prospectos son menores luego de tantos fracasos.

Álvaro Ríos, exministro de Hidrocarburos, explicó que existe un contrato de compra-venta de gas vigente hasta 2024 y eso no va a cambiar.

Hay un precio base de venta y flexibilidad en invierno para 4 a 6 millones de metros cúbicos día (MMmcd) que se puede acomodar en Argentina.

Añadió que luego de 2024 hay que renovar el contrato, ya sea con Petrobras o empresas privadas y ahí se podrá ver si con Lula hay un mejor acercamiento entre empresas estatales.

“El principal problema de Bolivia es que tiene menos gas para entregar y esa realidad escapa de la política. La política no hará que se consiga más gas”, puntualizó Ríos.

Con un acuerdo político entre gobiernos, dijo que lo único que podría lograrse es que Petrobras realice algunas inversiones en exploración.

Ahí sostuvo que se podría dar a la empresa brasileña la prioridad de compra del gas que se pueda descubrir con las nuevas inversiones.

“Pero Petrobras no toma decisiones políticas de favorecimiento, se rige como una empresa que debe maximizar su lucro y decide invertir donde mejor le conviene. Tiene mucho que hacer en traer gas del Presal hacia la costa brasileña. Todo eso está en juego y si bien puede existir un acercamiento político con Bolivia, no va a ser como en el pasado”, manifestó Ríos.

Hoy Petrobras debe competir con privados por el gas.

Hasta 2020 superávit; en 2021, déficit comercial

La balanza comercial entre Bolivia y Brasil ha sido principalmente superavitaria gracias a la exportación de gas natural, generando ingresos para el país por más de 33.000 millones de dólares entre 2007 y 2020, señala el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

Sin embargo debido a la caída del precio del petróleo, una baja del volumen de las exportaciones al vecino país, la pandemia del Covid-19, han provocado que en los últimos años disminuya el valor exportado y exista déficit.

El año pasado, Bolivia exportó a ese mercado 99 productos por un valor de 1.426 millones de dólares. De ese monto, el gas natural representó 1.269,8 millones de dólares.

Luego el país vendió a Brasil úrea por 29,9 millones de dólares, ulexita natural por 19,2 millones, Gas Licuado de Petróleo 16,7 millones de dólares, ulexita calcinada 10, 9 millones de dólares y plata en bruto 8,3 millones de dólares, entre otros.

Importó 3.424 productos por un valor de 1.694 millones de dólares y destacan barras de hierro, diésel, vehículos, aceites lubricantes, aviones y otros.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS