Equipo de fiscales y policías paraguayos arribó el martes a Colombia

Fiscal asesinado en Colombia fue seguido desde Paraguay

El fiscal antimafia Marcelo Pecci fue atacado a tiros por desconocidos en la isla Barú, a 40 minutos en lancha desde Cartagena de Indias, donde viajó por su luna de miel.

Planeta
EFE
Por 
Asunción - jueves, 12 de mayo de 2022 - 0:00

Las autoridades policiales Paraguay no descartaron ayer que el fiscal antimafia Marcelo Pecci, asesinado en Colombia mientras disfrutaba de su luna de miel, hubiera sido seguido hasta ese país desde territorio paraguayo.

“Pensamos de que el seguimiento pudo iniciarse acá”, dijo a medios locales el comandante de la Policía Nacional del Paraguay, Gilberto Fleitas.

Pecci fue atacado a tiros por desconocidos en Barú, isla que está a unos 40 minutos en lancha desde la turística ciudad de Cartagena de Indias.

El funcionario se encontraba junto a su esposa, la periodista paraguaya Claudia Aguilera, con la que había contraído matrimonio el pasado 30 de abril en Asunción, Paraguay.

Según Fleitas, se presume como parte de las hipótesis que barajan los investigadores que el ataque esté vinculado con la labor del asesinado funcionario.

El jefe policial aseguró que entre los procesos a cargo de Pecci hay algunas “con condenas importantes”, que incluían incluso a extranjeros en el país.

Igualmente, confirmó que un equipo de fiscales y policías paraguayos ya arribó a Colombia, y que en las próximas jornadas se espera que una comitiva colombiana llegue al país.

Fleitas se declaró “optimista” de que la Policía de Colombia dará con los autores materiales del asesinato y señaló que la institución a su cargo está dispuesta a colaborar con la información que requieran.

La fiscal general de Paraguay, Sandra Quiñónez, había afirmado en una entrevista el martes por la noche con el canal SNT que no desechan la posibilidad de que el crimen haya sido ordenado desde el país.

“Nada se puede descartar dentro de una investigación, que el seguimiento haya sido desde acá”, admitió Quiñónez, quien advirtió que el trabajo del fiscal Pecci “traspasaba” las fronteras paraguayas.

“Pudieron seguirlo desde acá. Se pudo haber hecho el trabajo de inteligencia desde acá y allá consumaron el hecho”, agregó.

Horas después del asesinato, que ha impactado al país, la Policía colombiana difundió una circular de busca y captura con la fotografía de uno de los sospechosos del hecho.

En la circular de la Policía se ve a un hombre vestido de negro y con un sombrero que oculta parcialmente su rostro, y se pide la colaboración de la ciudadanía para identificarlo, con varias líneas telefónicas y correos electrónicos para suministrar información.

“Propio de la mafia”

El presidente de Colombia, Iván Duque, rechazó el asesinato de Pecci a través de Twitter y aseguró que está en comunicación con su par paraguayo, Mario Abdo Benítez, con el “fin de acordar toda la cooperación para hallar a responsables”.

Más temprano, Abdo había expresado su repudio en la misma red social. “El cobarde asesinato del fiscal Marcelo Pecci en Colombia enluta a toda la Nación paraguaya. Condenamos en los términos más enérgicos este trágico hecho y redoblamos nuestro compromiso de lucha contra el crimen organizado”.

Según la embajadora de Paraguay en Colombia, Sophia López, por tratarse de una investigación en curso, el cuerpo de Pecci no va a ser trasladado de “inmediato”.

La diplomática aseguró a Unicanal que el fiscal estaba en un viaje “privado” y no tenía previstas reuniones de trabajo durante su paso por Colombia.

De su lado, el presidente de la Asociación de Agentes Fiscales de Paraguay, Augusto Salas, cree que detrás de este “golpe” puede estar la mafia.

“La forma en que actuaron, la forma en que ejecutaron, es propio de la mafia, entonces no puedo pensar otra cosa a menos de que se demuestre lo contrario”, afirmó el también fiscal.

En un comunicado, la fiscalía de Paraguay lamentó la “pérdida” de su “compañero de trabajo” y aseguró que llevan a cabo acciones para brindar asistencia y garantizar la seguridad de su familia.

El gobierno colombiano enfrenta la violencia financiada por el narcotráfico que siguió al acuerdo de paz con la que fuera la organización rebelde más poderosa del continente, las FARC. Pese a décadas de persecución antidrogas, el país sigue siendo el mayor proveedor mundial de cocaína.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS