Índice de precios en septiembre creció en 6,2%

Inflación argentina se acerca a 3 dígitos y acumula 66,1%

La inflación interanual llega a 83%, la más alta desde 1991. En septiembre subieron precios de verduras, aceites, mantecas y dulces.

Planeta
EFE
Por 
Argentina - sábado, 15 de octubre de 2022 - 5:00

Los precios al consumidor en Argentina continuaron su ascenso en septiembre y se aproximan al dramático porcentaje de los tres dígitos para finales de año, en lo que supone uno de los mayores problemas macroeconómicos del país.

Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la inflación avanzó un 6,2% en septiembre en comparación a agosto, una tímida desaceleración con respecto a las tasas mensuales del 7,4 y del 7% que se habían registrado en el séptimo y el octavo mes del año, respectivamente.

En términos interanuales, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se disparó en septiembre al 83% interanual, lo que representa un avance de 4,5 puntos porcentuales con respecto a la variación registrada en agosto último. Ésta es la mayor alza interanual desde diciembre de 1991, cuando Argentina intentaba dejar atrás la hiperinflación que vivió entre 1989 y 1990.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, en los primeros nueve meses Argentina acumuló una inflación del 66,1%, con un crecimiento destacado en el precio de los alimentos, que entre enero y septiembre subieron un 69,5%, reafirmándose como el sector con mayor impacto en el índice general. Los alimentos que más aumentaron su costo en los primeros nueve meses de 2022 fueron las verduras, tubérculos y legumbres (144,4%), seguidos por los aceites, grasas y mantecas (89,8%) y dulces y azúcares (79%).

Además de impactar en los niveles de pobreza y en el poder adquisitivo de las familias, el recrudecimiento de la inflación está reavivando poco a poco la conflictividad social, como sucedió a fines del mes pasado en la disputa que enfrentó al sindicato de los trabajadores del neumático con las patronales.

Metas sobrepasadas

Los datos de inflación de los últimos meses pulverizaron todos los pronósticos del Gobierno argentino, que vincula la aceleración del IPC con el incremento de los precios internacionales de la energía y los alimentos en la primera mitad del año, así como por “aumentos exagerados” en las cadenas de formación de precios.

En este contexto, el Gobierno prevé que la inflación cierre el año en el 95% y caiga hasta el 60% en 2023, tal y como recoge el proyecto de ley del Presupuesto 2023 enviado por el Ejecutivo al Parlamento el mes pasado.

Ese proyecto de ley de Presupuesto 2023 respeta las metas pautadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco del acuerdo de refinanciación de deudas suscrito entre ambas partes a comienzos de este año.

La semana pasada, Argentina y el FMI volvieron a corregir al alza la proyección de inflación para 2022, hasta un rango de entre el 90 y el 100%, unos números más realistas respecto al rango del 38-48% previsto en marzo o del 52-62% pronosticado en junio.

En la segunda revisión del acuerdo, el organismo multilateral estimó que la inflación caerá “muy gradualmente” en los últimos meses del año, proceso que continuará en 2023 en un contexto de “caída sostenida de la demanda de base monetaria”.

Acuerdo con el FMI

Compromiso. El Fondo Monetario Internacional detalló que el nuevo marco macroeconómico refleja “un entorno global más difícil” y las recientes “presiones” del mercado interno, lo que obligó a corregir al alza las previsiones de inflación, que acumuló un incremento del 56,4% en los ocho primeros meses del año, por lo que va camino de superar el rango del 52-62% previsto para este año.


La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS