Las claves de la crisis política iraquí detrás del asalto al Parlamento

Los manifestantes tomaron durante unas tres horas la Cámara y se retiraron en atención a un llamamiento de su líder Muqtada al Sadr.

Planeta
EFE
Por 
Irak - jueves, 28 de julio de 2022 - 9:03

La situación este jueves en Bagdad es de aparente tranquilidad luego de la irrupción ayer de decenas de seguidores del influyente clérigo chií Muqtada al Sadr en el Parlamento iraquí, pero sigue tensa tras este último episodio de una crisis política en Irak por el estancado proceso de formación de un nuevo Gobierno.

Las medidas de seguridad en la Zona Verde de la capital iraquí, donde se ubican el Legislativo y otras sedes institucionales clave del país, se habían intensificado después de que los manifestantes tomaron durante unas tres horas la Cámara y se retiraron por un llamamiento de su líder en las redes sociales.

Sin embargo, la espadas siguen en alto en una intensa pugna entre dos corrientes políticas chiíes, la rama del islam a la que pertenece la mayoría de la población del país, en torno a la elección de presidente y la formación de Gobierno.

Deben ser elegidos por el Parlamento surgido de las urnas de octubre pasado, pero este proceso acumula ya varios meses de retraso y amenaza con tener consecuencias impredecibles.

LEGISLATIVO FRAGMENTADO

El Bloque Sadrista, liderado por Al Sadr, un clérigo populista que cuenta con un gran apoyo de la población chií más humilde y que fue una de las principales figuras de la lucha contra la invasión estadounidense de 2003, resultó ganador de los comicios de octubre al lograr 73 escaños de una Cámara con 329 diputados.

Su principal rival, el Bloque Al Fatah, el brazo político que aglutina a las milicias proiraníes, sufrió un revés electoral al conseguir apenas 17 escaños frente a los 47 de los comicios de 2018.

SISTEMA SECTARIO DE REPARTO DE PODER

Según el sistema sectario establecido en Irak tras la caída del dictador Sadam Husein (1979-2003), el presidente del Parlamento debe ser un musulmán suní, el primer ministro un chií y el jefe de Estado un kurdo.

El Bloque Sadrista hizo una alianza con el partido mayoritario kurdo, el Partido Democrático del Kurdistán (PDK) y una alianza de fuerzas suníes, con la que logró en enero la reelección de Mohamed al Halbusi como presidente del Parlamento.

BLOQUEO PARLAMENTARIO

Sin embargo, no pudo sacar adelante la elección del candidato de la coalición a presidente, que es quien debe luego encargar la formación de Gobierno al candidato a primer ministro propuesto por el mayor grupo parlamentario.

Aunque la coalición liderada por los sadristas tenía la mayoría suficiente para elegir al presidente, el Marco de Coordinación, una alianza de fuerzas tejida por el Bloque Al Fatah, reunió el número de diputados necesario para, con su ausencia, impedir el cuórum necesario para llevar a cabo la votación.

RENUNCIA DE LOS SADRISTAS

Tras varios intentos frustrados de votación, a principios de junio Al Sadr ordenó a sus 73 diputados renunciar a sus escaños con el objetivo, dijo, de no ser un obstáculo para la formación de Gobierno.

Esta retirada táctica permitió al Marco de Coordinación hacerse con la mayoría parlamentaria, aunque hasta esta semana no anunció a su candidato a primer ministro, Mohamed Shia al Sudani.

Este ha ocupado cargos en distintos Gobiernos y fue ya nominado para dirigir al Gobierno en 2019 tras la caída del Gabinete de Adel Abdulmahdi ante protestas populares masivas, aunque tuvo que desistir ante el rechazo de los manifestantes.

Entretanto, la renuncia de los diputados de Al Sadr no significó su renuncia a influir en el poder, sino que siguió presionando en las calles.

En una demostración de fuerza, el pasado 15 de julio congregó a cientos de miles de seguidores en una barriada de Bagdad para la oración del viernes.

RIVALIDAD AL SADR-AL MALIKI

Inmediatamente después se difundieron unos supuestos audios filtrados del ex primer ministro y principal figura del Marco de Coordinación, Nuri al Maliki (2006-2014), en los que arremete contra Al Sadr y aseguró que el Reino Unido tenía un plan para ponerle al frente de Irak para luego “matarle y darle el poder a los suníes”.

Pese a que Al Maliki negó la autenticidad de los audios, este incidente agudizó la crisis política en Irak y la rivalidad entre él y Sadr.

La presencia, según algunos medios iraquíes, del comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, Esmail Qaani, el miércoles en Bagdad para mediar entre ambos no impidió la irrupción de los sadristas en el Parlamento.

Instantes después del asalto, se difundieron por las redes sociales unas imágenes del ex primer ministro en las calles de Bagdad sosteniendo un fusil y rodeado de hombres fuertemente armados, dando a entender que está dispuesto a dar la batalla a su némesis dentro del chiísmo.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS