Las filtraciones de WikiLeaks también alcanzaron a Bolivia

Los papeles señalaban que Irán buscaba uranio en Bolivia; que el presidente Morales tenía un tumor o que EEUU sospechaba como montaje el caso terrorismo.

Planeta
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - domingo, 14 de abril de 2019 - 0:00

Página Siete/ La Paz

Las filtraciones de WikiLeaks y reveladas por Julian Assange también alcanzaron a Bolivia y permitieron conocer algunos hechos vinculados a la actual gestión de Gobierno como otros de anteriores administraciones.

En 2010 los cables difundidos por ese portal señalaban que  Irán investigaba  al menos desde 2006 la posibilidad de obtener uranio en varios países de Latinoamérica, en particular Venezuela y Bolivia. Sin embargo, el Gobierno negó esa situación.

Aunque también fue desmentido, otros documentos indicaban  que el presidente Evo  Morales tuvo un tumor de nariz; que Washington pidió a la expresidenta argentina  Cristina Fernández  ayuda para moderar al mandatario boliviano, y que Venezuela “compró” a mandos militares en Bolivia.

A medida que WikiLeaks filtraba información de diferentes países, especialmente de Estados Unidos, el Gobierno se hizo eco de los documentos y ordenó  y publicó un libro que según el vicepresidente, Álvaro García Linera, llegó a revelar los informantes militares y civiles de Estados Unidos.

  En julio de 2016, basado en las filtraciones del portal, el presidente Morales denunció que en 2006  Jorge Quiroga pidió a Washington “estrangular económicamente a Bolivia”. Específicamente habría solicitado que no se amplíen las preferencias arancelarias del ATPDEA, que garantizaba arancel cero en ese mercado para textiles, cueros y otros productos.

“Ésta es la evidencia de la antipatria, el 31 de mayo de 2006 Tuto Quiroga pidió a #EEUU estrangular económicamente a #Bolivia”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter horas después de que fuera presentado el documento titulado “Bolivia Leaks, la injerencia política de EEUU contra el proceso de cambio”.

De acuerdo con el Gobierno el portal fundado por Assange  también reveló que Quiroga solicitó a EEUU postergar la condonación de la deuda externa y no canalizar créditos de organismos internacionales.

Otro documento que se conoció fue uno de  la embajada americana  en Brasilia en 2009, en la que se revelaba que Morales tenía o hubiese presentado un tumor nasal. Incluso se decía que el expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva le habría ofrecido un examen y tratamiento en un hospital en Sao Paulo.

 La revelación fue negada por el Gobierno.

 En 2015, el portal  Russia Today dio a conocer un  informe elaborado con base en cables del Departamento de Estado que fueron revelados por WikiLeaks. El mismo indicaba   que EEUU tenía un plan de emergencia inmediata en caso de que en Bolivia se produjera un golpe de Estado o la muerte de Morales, durante la primera etapa de su gobierno, cuando se produjo una dura confrontación con las regiones opositoras como Santa Cruz, Beni y Tarija.

En 2010, el portal WikiLeaks filtró un cable de la Embajada de Estados Unidos en La Paz, con fecha del 29 de abril de 2009, que daba cuenta que el país del norte sospechaba que el caso terrorismo en Bolivia fue montado por el Gobierno para armar una ofensiva contra líderes cruceños de oposición.

El cable fue tomado por el periódico El País de España en diciembre de 2010, cuando publicó una nota: “EEUU sospecha que el Gobierno de Bolivia simuló una trama terrorista”, en la que    describe que la embajada norteamericana, basada en una fuente cercana al caso, tenía información de que los “mercenarios” fueron contratados por los servicios de inteligencia bolivianos. El reporte da cuenta, más adelante, que estos mismos servicios de inteligencia fueron los que dieron muerte al líder de la célula terrorista, al húngaro boliviano Eduardo Rózsa, el húngaro Árpad Magyarosi y al irlandés Michael Dwyer. Posteriormente “sembraron pruebas falsas” y se buscaba emplear a los dos detenidos, el croata Mario Tadic y el húngaro Elod Toaso, para apuntalar el montaje.

Los cables secretos de la embajada de EEUU, que fueron difundidos por el portal WikiLeaks, confirmaron también en julio de 2016  que el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, recibió entrenamiento en la Escuela de las Américas y que trabajó en el gobierno de Hugo Banzer hasta el año 2000.

 El arresto de Assange

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, refugiado desde hace 2.487 días (siete años) en la Embajada de Ecuador en Londres fue  detenido el jueves.

El Gobierno ecuatoriano le  retiró el asilo  “por violar reiteradamente convenciones internacionales y protocolos de convivencia”, precisó su Cancillería.

 EEUU lo  acusa de “conspiración para infiltrarse” en sistemas del Gobierno con el objetivo de acceder a información clasificada, un cargo por el que podría ser condenado a una pena de hasta cinco años de prisión.

“Julian P. Assange, de 47 años y fundador de WikiLeaks, fue arrestado en el Reino Unido conforme al acuerdo de extradición entre EEUU y Reino Unido, debido a su implicación en una acusación federal por conspiración para infiltrarse en ordenadores al acordar descifrar la clave de un ordenador del Gobierno con información clasificada”, anunció el Departamento de Justicia en un comunicado.

Arresto de Assange fue criticado en diversos países

El arresto de Julian Assange, el jueves, fue calificado como una vulneración de la libertad de prensa y expresión.

El exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense Edward Snowden, refugiado en Rusia, calificó  de “momento negro” para la libertad de prensa la detención de  Assange.  “Los críticos de Assange pueden alegrarse, pero este es un momento negro para la libertad de prensa”, afirmó en su cuenta oficial de la red social Twitter.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) dijo  estar “profundamente preocupado” por las acusaciones de EEUU   contra el fundador de WikiLeaks.

Moscú denunció que la determinación  es un atentado contra la libertad. “La mano de la ‘democracia’ estrangula la libertad”, escribió en su cuenta de la red social Facebook la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova.

El presidente Evo Morales  condenó la detención  en Londres del fundador de WikiLeaks,  lo que consideró una “violación a la libertad de expresión”.

Las revelaciones que hizo el portal sobre Estados Unidos

La etapa de mayor popularidad para WikiLeaks llegó a partir 2010, con la filtración masiva de material clasificado del Ejército estadounidense sobre las guerras de Afganistán e Irak.

Ese año, por ejemplo, reveló un video de 2007 en el que se ve a soldados estadounidenses disparando desde un helicóptero en Bagdad y causando la muerte de más de diez civiles, entre ellos un periodista de la agencia Reuters.

A finales de ese año llegó el conocido como Cablegate: la filtración de más de 700 mil documentos diplomáticos de EEUU y cables de sus embajadas en distintos países que el Departamento de Justicia calificó como “una de las mayores filtraciones de información clasificada en la historia de EEUU”.

Se  publicaron  correos electrónicos del Partido Demócrata de EEUU, que facilitaron la eliminación de Hillary Clinton en las elecciones frente a Donald Trump, y de mensajes internos de la campaña electoral de Emmanuel Macron.

Washington acusó a la exsoldado y analista de inteligencia del Ejército Chelsea Manning de estar detrás de estas filtraciones. Esto  le valió  una condena de 35 años de cárcel, dictada en 2013.

Sin embargo, la exanalista de inteligencia del ejército de EEUU fue perdonada en 2017 por Barack Obama.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS