El sello de la realeza británica acompaña a unos 600 productos

Los proveedores favoritos de Isabel II afrontan la pérdida del sello real

El respaldo de la realeza es un poderoso argumento de venta, aunque sea difícil medir su impacto. Desde champán hasta escobas, libros, chocolates y quesos fueron los preferidos por la soberana fallecida.

Planeta
AFP
Por 
Londres - domingo, 18 de septiembre de 2022 - 5:00

Con la muerte de la reina Isabel II, alrededor de 600 de sus suministradores favoritos de champán, escobas, libros o queso podrían perder además la estampa real que tenían derecho a exhibir, si el rey Carlos III no la revalida.

La reina le da las gracias “por enviarle dos cajas de trufas de champán”; o la monarca “está impaciente por degustar estos espléndidos huevos (de chocolate) de muñeca rusa”, dicen dos cartas enviadas por palacio a la tienda londinense Prestat.

Además de las dos misivas, Prestat luce en su aparador el sello real que lo acredita como suministrador de palacio, en un barrio, Mayfair, de establecimientos magníficos de alta gama que acumula a un buen número de proveedores de la reina, como Fortnum and Mason.

En estos almacenes de alimentos y bebidas exclusivos, que abasteció a las tropas británicas en la guerra de Crimea, es posible encontrar productos inusuales en Londres, como un champán Dom Perignon 2008 Magnum (500 libras, 570 euros/dólares), caviar iraní (210 libras los 30 gramos, 242 dólares), anchoas españolas y vinos sudamericanos, como un tinto malbec argentino o un blanco chardonnay chileno (en torno a las 15 libras, 17,5 dólares).

“Estamos orgullosos de tener un sello de Su Majestad desde 1954, y de haberla servido a ella y a la Casa Real durante toda su vida”, lamentó este establecimiento tricentenario de la calle Piccadilly, cuyos aparadores están cubiertos de negro estos días en señal de luto.

No así los de la contigua y magnífica librería Hatchards, que presume de ser la más antigua de la capital abierta (desde 1797), y que, en un cartel a sus puertas, expresa su deseo “de seguir sirviendo a Carlos III”.

Para que eso siga así, necesitarán tramitar el sello de garantía real (Royal Warrant) del nuevo rey, un paso que afrontarán grandes marcas como Burberry, Cadbury e incluso Heinz, famoso por su salsa ketchup o sus alubias en tomate.

Si no consiguen la aprobación del nuevo monarca, tendrán dos años para retirar el escudo de la Casa Real de sus envoltorios, aparadores, etcétera.

En su anterior función de príncipe de Gales, Carlos expidió sus propias garantías a más de 150 marcas.

Quienes ostentan el sello reciben “el derecho a exhibir las armas reales correspondientes en sus productos, envases, artículos de papelería, publicidad, locales y vehículos”, según la asociación que reúne a quienes lo detentan (Royal Warrant Holders Association).

Para algunas empresas, el respaldo de la realeza es un poderoso argumento de venta, aunque sea difícil medir su impacto. La relación es comercial y la Casa Real paga por los productos, asegura la asociación, que no precisa si aplican descuentos.

Dubonnet y champán

El aperitivo a base de vino Dubonnet, ingrediente clave en el cóctel favorito de la reina, el Dubonnet con ginebra, también tiene el sello real.

Sin embargo, las chaquetas Barbour, especialmente adecuadas para la vida campestre bajo el clima británico, fueron los fabricantes oficiales de ropa impermeable y de protección tanto para la reina Isabel como para su hijo mayor.

Para las marcas menos asociadas a la reina Isabel en la mente del público, la garantía real es “sobre todo, el reconocimiento del saber hacer y de la tradición”, declaró a la AFP Christian Porta, director general de desarrollo de negocios globales de Pernod Ricard, dueña de Dubonnet.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS