A tres meses de las elecciones presidenciales en Brasil

Lula y Jair Bolsonaro se dan baños de masas en Salvador

Lula da Silva domina todos los sondeos, en tanto que el presidente Jair Bolsonaro suma escándalos y apuesta a nuevos subsidios.

Planeta
EFE
Por 
Brasilia - domingo, 03 de julio de 2022 - 5:00

A tres meses de las elecciones presidenciales de Brasil, los dos favoritos, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y el actual mandatario Jair Bolsonaro, realizaron este sábado actos de campaña en Salvador de Bahía (noreste).

Los brasileños irán a las urnas el próximo 2 de octubre y el país está ya sumergido en una campaña anticipada, con una clara ventaja en las encuestas para Lula, que tiene cerca del 48% de la intención de voto frente al 30% que se le atribuye a Bolsonaro.

Con fuertes dispositivos de seguridad, Lula y Bolsonaro protagonizaron las multitudinarias actividades en dos lugares separados por un puñado de kilómetros.

El mandatario ultraderechista se reunió con sus simpatizantes en el faro de la playa de Barra, punto de partida de una procesión de decenas de motos de unos dos kilómetros a lo largo de la costa, en el sur de la ciudad.

Durante la elección de octubre, “lo que está en juego es nuestro bienestar y nuestra libertad”, lanzó Bolsonaro desde una plataforma, antes de subirse también él a una moto.

“Venceremos juntos (...) y pintaremos de verde y amarillo las calles de nuestra querida ciudad de Salvador”, agregó el excapitán del Ejército, aclamado por cientos de personas vestidas en su mayoría con camisetas amarillas de la selección brasileña de fútbol.

Al mismo tiempo, Lula estaba en Largo da Lapinha, 10 km más al norte, donde se realizaba una procesión, esta a pie, para celebrar el aniversario de la independencia del estado de Bahía.

El expresidente de izquierda (2003-2010) participó en la marcha en medio de una nutrida multitud vestida de rojo que coreaba “¡Olé, olé olé, Lula, Lula!” a su paso.

Luego, varios centenares de personas lo recibieron en una reunión en el estacionamiento del estadio Fonte Nova, que fue sede de partidos de la Copa del Mundo en 2014.

Durante un discurso de cerca de media hora, Lula elogió “la extraordinaria capacidad de resistencia del pueblo brasileño (...) para sobrevivir a la política de destrucción masiva del actual gobierno”, que “profundizó las desigualdades, devastó el medioambiente (...) y condenó a Brasil al aislamiento internacional”.

“Hicimos mucho cuando estuvimos en el poder, (...) pero tendremos que hacer aún más”, dijo Lula, quien finalizó su discurso ondeando una bandera brasileña.

Con un padrón que tendrá este año unos 150 millones de electores, la ventaja de Lula se aproxima ya a los 30 millones de votos, con una tendencia que se consolida desde hace más de un año en todos los sondeos.

Seis de las 10 encuestas difundidas en los últimos quince días coincidieron en que el candidato progresista hasta podría ganar en primera vuelta con poco más del 50%, lo que ha disparado todas las alarmas en la campaña del líder de la ultraderecha.

Con una inflación del 12%, un 10% de desempleo, 33 millones de personas pasando hambre, una pandemia que no acaba de ser superada y que Bolsonaro minimiza hasta hoy pese a que ya mató a casi 670 mil brasileños, la propia situación del país ya sería un obstáculo para el capitán de la reserva del Ejército.

Pero a eso se le suman unas graves denuncias de corrupción en el Ministerio de Educación y la renuncia, tras acusaciones de acoso sexual hechas por funcionarias de la propia entidad, del presidente de un banco estatal muy próximo al gobernante.

Bolsonaro ha respondido a esos recientes escándalos con silencio, pero al mismo tiempo ha movilizado a su base parlamentaria a fin de que el país sea declarado en un “estado de emergencia”, avalado ya por el Senado y que puede ser aprobado la próxima semana por la Cámara de Diputados.

Eso permitiría a la administración actual lanzar un nuevo paquete de subsidios para los más pobres sin violar la legislación electoral, que en circunstancias normales impide que se consoliden medidas de esa naturaleza durante los seis meses previos a unos comicios.

Lula, el favorito

Encuestas Según la última encuesta de Datafolha, publicada durante la semana pasada, Lula cuenta con el 47% de las intenciones de voto, frente al 28% de Bolsonaro. Otros dos candidatos también estuvieron presentes en Salvador: Ciro Gomes (centro-izquierda), tercero en el sondeo de Datafolha (8%), y la senadora Simone Tebet (centro-derecha, 1%).

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS