Machu Picchu seguirá cerrada hasta que termine bloqueo de vía férrea

Los pobladores reclaman tarifas más económicas y una mayor frecuencia de trenes, en la ruta entre Cusco y Machu Picchu.

Planeta
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - martes, 15 de diciembre de 2020 - 22:16

AFP / Lima

La ciudadela inca de Machu Picchu, joya del turismo peruano, seguirá cerrada hasta que terminen las protestas de los lugareños que bloquearon la línea férrea, dijo este martes el jefe del parque arqueológico, José Bastante.

"La reapertura será cuando se solucione la situación" de las protestas de los lugareños, dijo Bastante por teléfono a la AFP desde la ciudadela vacía, donde permanece junto a una dotación mínima de personal de vigilancia.

"No podemos exponer a los visitantes, no podemos exponer a nuestro personal", agregó el funcionario al justificar la decisión de las autoridades de cerrar la ciudadela de piedra.

Machu Picchu cerró sus puertas el lunes por razones de seguridad ante las protestas de lugareños que afectan el servicio de trenes que transportan a los visitantes de la ciudadela, situada en una zona montañona de la región de Cusco (sureste de Perú).

La Dirección de Cultura de Cusco dijo en un comunicado que el cierre fue decidido "con la finalidad de salvaguardar la integridad de sus visitantes".

La medida fue adoptada seis semanas después de la reapertura de la ciudadela de piedra, tras haber estado cerrada casi ocho meses por la pandemia del nuevo coronavirus.    

Las protestas de los pobladores de las localidades de Machu Picchu y Ollantaytambo contra las empresas ferroviarias que ofrecen servicio a la zona comenzaron la semana pasada. 

Los pobladores reclaman tarifas más económicas y una mayor frecuencia de trenes, en la ruta entre Cusco y Machu Picchu.

El tren es el único medio de transporte para los turistas que visitan la ciudadela, pero también es muy utilizado por los habitantes de la zona, donde operan solo dos empresas: Inca Rail y Perú Rail.

Las protestas se iniciaron de manera pacífica el miércoles pasado, pero escalaron el fin de semana con ocupación de la vía, choques con la policía y amenazas de ocupar la ciudadela. 

Machu Picchu había aumentado el 1 de diciembre su aforo en 40% a 1.116 visitantes diarios, un mes después de su reapertura, en el marco de una paulatina reducción de contagios de covid-19 en Perú.

Antes de la pandemia, ingresaban a la ciudadela entre 2.000 y 3.000 personas por día. En marzo, en el último día de visita, ingresaron 2.500 personas.

Desde que reabrió, el ingreso es gratuito hasta el 31 de diciembre.

Durante la visita, todas las personas deben usar mascarilla por el coronavirus.

Machu Picchu (Montaña Vieja en quechua) es la joya del turismo peruano. En 1983 fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y en 2007 elegida como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno en una encuesta mundial en internet. 

La mítica ciudadela construida en el siglo XV, colocó a Perú en el mapa del turismo mundial a mediados del siglo pasado.

La ciudadela fue "descubierta" por el explorador estadounidense Hiram Bingham en julio de 1911, aunque algunos lugareños conocían su existencia.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS