Marcha en Argentina por más trabajo y mejores salarios frente a una inflación desbordada

El índice de precios al consumidor se ubicó en 6% mensual en abril, lo que arrojó una inflación anualizada de 58% y de 23,1% en el primer cuatrimestre.

Planeta
Página Siete Digital
Por 
La Paz - jueves, 12 de mayo de 2022 - 18:49

Miles de manifestantes de izquierda y de los movimientos sociales confluyeron este jueves en el centro de Buenos Aires desde diversos puntos del país para reclamar al gobierno acciones urgentes ante la galopante inflación que roza 60% anual en Argentina.

“La situación está complicada, la plata no alcanza. Estamos tratando de abrir un comedor. Hay mucha gente cartoneando (recolectando cartón de la basura para vender) que antes hacía changas (trabajos ocasionales) como yo”, dijo a la AFP Cristian Alegre, de 36 años, quien se ofrece para pintura, electricidad y albañilería: “Lo que salga, pero sale poco”, se lamenta.

Las columnas de la Unidad Piquetera, identificadas con las banderas rojas de los partidos de la izquierda y pancartas de organizaciones sociales como Movimiento Teresa Rodríguez y Barrios de Pie lanzaron consignas contra el gobierno peronista de centro-izquierda del presidente Alberto Fernández.

De viaje por Europa, Fernández dijo este jueves que Argentina “está creciendo mucho” pero admitió que a su gobierno le “está costando corregir la distribución del ingreso y eso se debe a la inflación”, a la que calificó como “muy dañina y debemos pararla rápidamente”, en declaraciones en la Embajada en París.

El índice de precios al consumidor se ubicó en 6% mensual en abril, lo que arrojó una inflación anualizada de 58% y de 23,1% en el primer cuatrimestre.

Caravanas de manifestantes iniciaron la marcha el martes último desde Jujuy (noroeste), Misiones (nordeste), San Juan (oeste) y Tierra del Fuego (sur), con actos y asambleas a su paso.

“La vivienda es un drama, pagamos alquiler, cada día es más duro. No pude sostener la universidad. Los jóvenes no tenemos futuro. Los trabajadores tenemos que salir a la calle”, lanzó Lucía Barrios, una cajera de estación de servicio.

La joven de 20 años vive con su madre, su abuelo y dos hermanos de 5 y 11 años que reciben subsidios en alimentos pero “es poco, alcanza dos semanas y es de baja calidad”, se quejó.

Más trabajo, más ayuda

Los manifestantes reclaman la ampliación de programas de ayuda social y asistencia alimentaria. Más de cuatro millones de personas, casi un 10% de los argentinos, dependen de subsidios estatales para comer en este país, uno de los principales productores mundiales de alimentos.

La canasta básica alimentaria subió 7% en marzo. Una familia de dos adultos y dos niños requirió ingresos de al menos 90.000 pesos (737 dólares) para no ser pobre, según los datos más recientes del estatal Instituto de Estadísticas.

En abril el gobierno incrementó en 50% hasta 18.000 pesos (unos 150 dólares) la asignación para adquisición de alimentos a familias vulnerables. Además, dispuso un bono extraordinario y el aumento del salario mínimo que desde junio será de 45.540 pesos (unos 373 dólares al cambio oficial).

El Estado también financia comedores en escuelas y apoya a los que mantienen unas 1.600 organizaciones comunitarias en los barrios más carenciados.

La disparada de la inflación se da en un contexto de reactivación de la economía que creció 10,3% el año pasado, lleva 12 meses consecutivos en alza y registró en febrero último un aumento interanual del 9,1%.

El desempleo es de 7% y la pobreza 37,3%.

“Deuda con el pueblo”

Los manifestantes también se expresaron contra la disciplina fiscal exigida por un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que refinanció un convenio previo por unos 44.000 millones de dólares suscrito durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri (2015-19).

“La prioridad no somos nosotros, es pagar la deuda al Fondo. Nosotros estamos así, pensando en pelearla día por día. ¿Te parece que alcanza para vivir?”, preguntó a la AFP Martha Lita, de 62 años.

Esta mujer que viajó desde la periferia sur de Buenos Aires para “reclamar y trabajar” trajo consigo anillos de harina y azúcar que cocinó para vender entre los manifestantes. Hay días buenos, cuenta, en los que logra juntar hasta mil pesos (ocho dólares) pero “hoy no vendí nada todavía”, se lamentó.

En la Plaza de Mayo, donde converge la marcha frente a la Casa Rosada, se multiplicaron vendedores de choripán (chorizo en pan), hamburguesas y otras comidas, combinando la protesta con la búsqueda de un ingreso extra.

“La deuda es con el pueblo”, rezan las pancartas de las organizaciones sociales y reclaman “esclarecer el destino” del millonario crédito tomado en 2018 por Macri.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS