Solicita ese tiempo para ampliar investigación al párroco

Nicaragua: la Fiscalía pide 90 días de prisión para sacerdote

La opositora Tamara Dávila, que está presa hace un año, comenzó huelga de hambre para que le autoricen la visita de su hija de 6 años.

Planeta
EFE
Por 
Nicaragua - viernes, 19 de agosto de 2022 - 0:00

El Ministerio Público de Nicaragua pidió un plazo de hasta 90 días de prisión para ampliar una investigación contra el sacerdote Óscar Danilo Benavidez Dávila, detenido desde el domingo pasado por un caso aún no precisado, informó ayer el Poder Judicial.

Entre tanto, la dirigente opositora nicaragüense Támara Dávila, que guarda prisión desde hace más de un año, empezó una huelga de hambre con el objetivo que el Gobierno del presidente Daniel Ortega le permita ser visitada por su hija, de seis años, y a quien no ve desde que fue detenida, en junio de 2021, informaron sus familiares.

En el caso de Oscar Benavidez, la sociedad nicaragüense y el Estado de Nicaragua se consideran las “víctimas/ofendidos” por el sacerdote, de 49 años, que se encuentra detenido en calidad de “investigado”, aunque el expediente judicial, al que tuvo acceso EFE, no especifica el presunto delito que se le investiga al religioso.

El fiscal del caso, Manuel de Jesús Rugama Peña, presentó la solicitud de ampliar el plazo para la investigación complementaria y detención judicial durante una audiencia especial de tutela de garantías constitucionales, la cual se encuentra en trámite.

La titular del juzgado Décimo Distrito de lo Penal de Audiencia Circunscripción Managua, Gloria María Saavedra Corrales, que está a cargo del caso, aún no se pronuncia. El presbítero Benavidez, párroco de la parroquia Espíritu Santo, en el municipio de Mulukuku, en el Caribe Norte de Nicaragua, fue detenido la tarde del domingo pasado, informó la Diócesis de Siuna, a la que pertenece, y que dijo desconocer las causas o motivos del arresto del sacerdote.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) informó al día siguiente que el sacerdote “fue sacado de su vehículo y llevado en una patrulla (policial) con rumbo desconocido” y luego apareció en la cárcel conocida como “El Chipote”, en Managua, sede de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional.

En el caso de Támara Dávila, su hermana Ana Álvarez, indicó que su familiar les comunicó que “iniciaría una huelga de hambre el 15 de agosto como único y último recurso que siente que tiene a su alcance para demandar el cumplimiento de su derecho y el de su hija de seis años a tener comunicación”.

Dávila, que era dirigente de la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, es la disidente encarcelada que, de acuerdo con organismos humanitarios y familiares, ha pasado mayor tiempo en aislamiento en prisión.

Según sus familiares, la opositora es mantenida sola en un calabozo que carece de conexión con el exterior, a lo que se suma el hecho de que tiene prohibido recibir la visita, cartas, fotografías o dibujos de su hija.

“Tiene exactamente 432 días y noches aislada completamente, sin haber salido a patio sol ni una sola vez desde su detención, en solitario, sin acceso a salud ginecológica, sin acceso a alimentación adecuada y suficiente, razón por la cual ha adelgazado más de 40 libras (unos 18 kilos)”, indicó Álvarez.

La hija de Dávila, que presenció el arresto de su madre, también tiene secuelas psicológicas, como ansiedad, temor sistemático a la policía, o ganas de vivir “en un país donde no haya policías y no haya guerra”, según sus familiares.

En una carta de la niña que la Policía Nacional habría negado a su madre, hay frases como: “No me acuerdo mucho de tu cara, tengo mucho de no verte”, “cuando veo pajaritos y mariposas me acuerdo de vos”, “mamá, no te he visto hace un año, ¿qué pasa, por qué no me dejan verte?”, “quiero que te dejen en libertad”, “quiero abrazarte, mamá“.

“La imposibilidad de comunicación de mi hermana con su hija viola las leyes nacionales e internacionales y el Código de la Niñez y la Juventud que debe ser tutelado por el Estado”, destacó Álvarez, quien sostuvo que han introducido ante el Poder Judicial siete recursos legales para que la niña se reúna con su mamá, sin obtener respuesta.

Empresario preso

Audiencia “Un tribunal concedió el régimen de arresto domiciliario por motivos de salud al economista José Adán Aguerri Chamorro, expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), principal patronal de Nicaragua, condenado a 13 años de prisión por delitos considerados “traición a la patria”. Un tribunal en 2021 lo condenó por el delito de conspiración.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS