Partido Liberal dice que se enfrentará a los “valores comunistas”

Partido de Bolsonaro advierte con una “dura oposición” a Lula

El equipo económico de Lula estará integrado por André Lara Resende y Persio Arida, dos economistas que diseñaron el plan que frenó la hiperinflación de los 90.

Planeta
Por 
Brasil - miércoles, 09 de noviembre de 2022 - 5:00

El Partido Liberal (PL), del mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, aseguró que encabezará una “dura oposición” al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, elegido el pasado 30 de octubre y quien asumirá el 1 de enero de 2023.

El vicepresidente electo de Brasil, Geraldo Alckmin, anunció el equipo que liderará la transición al gobierno de Lula, mientras Bolsonaro, se mantenía hasta ayer prácticamente ausente de la vida pública tras la derrota electoral.

El presidente del PL, Valdemar Costa Neto, dijo en una rueda de prensa que esa formación, que tendrá las primeras minorías en las cámaras legislativas, se enfrentará a los “valores comunistas y socialistas” que pueda promover el Gobierno de Lula.

Aún así, aclaró que todos aquellos proyectos que puedan ser “beneficiosos para el país” serán evaluados por el PL, que no será una oposición “ciega” ni ajena a los “intereses de los brasileños”. Costa Neto no puso en duda los resultados de las elecciones del pasado 30 de octubre, en las que Lula se impuso con una diferencia de 1,8 puntos porcentuales a Bolsonaro, que para muchos activistas de extrema derecha fue producto de un “fraude” no comprobado en favor del líder progresista.

Sin embargo, evitó criticar las manifestaciones que grupos de la ultraderecha bolsonarista han hecho a las puertas de los cuarteles del Ejército para pedir un golpe que impida la investidura de Lula.

En su rol de coordinador general de la transición, Alckmin designó a los encargados de las áreas de trabajo para allanar durante los próximos 50 días el camino al futuro gobierno del izquierdista, que inicia el 1° de enero. Entre ellos, el vicepresidente electo apuntó a un llamado consejo político, compuesto por representantes de los partidos aliados durante la elección al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, que ya gobernó dos veces, entre 2003 y 2010, este país de tamaño continental.

Y asignó a otros grupos técnicos, incluyendo de economía y asistencia social.

El equipo económico estará integrado entre otros por André Lara Resende y Persio Arida, dos de los economistas que diseñaron el Plan Real que detuvo la hiperinflación en Brasil en la década de los noventa.

También incluye a Nelson Barbosa, quien fue ministro de Hacienda de la destituida mandataria izquierdista Dilma Rousseff (2010-2016).

En tanto, en el equipo de asistencia social estará la senadora Simone Tebet, tercera en la primera vuelta de la contienda electoral y aliada de Lula en el balotaje. En medio de especulaciones sobre eventuales cargos ministeriales, Alckmin aclaró que los participantes “no tienen relación directa con (el futuro) gobierno”.

Lula debe reunirse con los líderes de las dos cámaras del Congreso, en medio de negociaciones presupuestarias para aumentar los gastos e implementar sus promesas de campaña en temas sociales.

Mientras avanza la transición, Bolsonaro se mantiene casi desaparecido de la vida pública, incluidas las redes sociales, desde la derrota electoral el 30 de octubre.

El presidente ultraderechista respondió a la victoria de Lula con un silencio total de casi 48 horas, lo que abrió dudas sobre un posible cuestionamiento al resultado, mientras sus seguidores bloqueaban carreteras y pedían una intervención militar para mantenerlo en el poder.

Rompió el silencio el 1 de noviembre, indicando que respetará la Constitución, pero sin reconocer su derrota ni felicitar a Lula, y dejando en manos de su jefe de gabinete anunciar que había “autorizado la transición” con el futuro gobierno.

Fuentes citadas por el diario O Globo atribuyeron esta prolongada ausencia a problemas de salud y revelaron que el mandatario, de 67 años, “llegó a presentar un cuadro febril y parecía abatido”. La Presidencia no respondió la consulta de la AFP sobre la salud del presidente Bolsonaro.

Las cuentas en Twitter e Instagram del mandatario, muy activo en redes sociales antes de su derrota, han estado prácticamente congeladas desde la segunda vuelta electoral, salvo por el video y un par de enigmáticas fotos, en la que aparece junto con simpatizantes o sosteniendo una bandera.

El PT critica protestas de bolsonaristas

Crítica • La diputada Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), consideró que “no es normal” que persistan en Brasil focos de protestas bolsonaristas que piden un “golpe militar” contra la elección de Luiz Inácio Lula da Silva. “No es normal que haya gente en la puerta de los cuarteles” y que “se pida una intervención militar” para impedir la investidura de Lula, el próximo 1 de enero, tras haber derrotado en las urnas a Jair Bolsonaro el pasado 30 de octubre.

Coordinación• Las negociaciones para la transición comenzaron la semana pasada, después de tres jornadas de protestas de activistas de ultraderecha que apoyan a Bolsonaro, que incluyeron bloqueos de carreteras y multitudinarias manifestaciones a las puertas de los cuarteles.

Protesta• Los manifestantes reclamaron una “intervención militar” que impida que “el comunismo” asuma el poder en Brasil, en una clara incitación a un golpe ignorada por las Fuerzas Armadas. La intensidad de protestas disminuyó.

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS