Washington es el principal suministrador de armas a la isla

Pelosi desafía a China con visita a Taiwán y exacerba tensiones

El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, condenó la “deplorable traición” de EEUU y dijo que su acción “perjudicará su credibilidad a nivel internacional”.

Planeta
China - miércoles, 03 de agosto de 2022 - 5:00

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EEUU), Nancy Pelosi, llegó a Taiwán en una visita sin anunciar que ha exacerbado las tensiones entre su país y China, que considera el viaje una provocación a la que ha respondido mostrando músculo militar e imponiendo sanciones a importaciones de la isla.

Pelosi aterrizó en Taipéi poco antes de las once de la noche locales procedente de Kuala Lumpur, poniendo fin a un frenesí de especulaciones, ya que su visita no se había confirmado con anterioridad pese a que medios estadounidenses y taiwaneses la daban por segura desde la víspera.

Minutos después de aterrizar, la alta funcionaria, segunda en la línea de sucesión a la Casa Blanca, señaló en Twitter que su visita “honra el compromiso inquebrantable de Estados Unidos con el apoyo a la vibrante democracia taiwanesa” y “no contradice las políticas mantenidas desde hace un largo tiempo” por su país.

Para Pekín, sin embargo, el viaje de Pelosi supone el cruce de una “línea roja” por parte de Washington y un desafío a la política estadounidense de “una sola China” que implica, en teoría, el reconocimiento de la soberanía china sobre Taiwán.

China llevaba días advirtiendo de que respondería con contundencia y sin excluir acciones militares a la presencia de la política estadounidense en la isla al considerarlo de facto una muestra de respaldo a la independencia del territorio, que es para Pekín una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

Así, el ministro de Exteriores de China, Wang Yi, condenó esta misma jornada la “deplorable traición” de Estados Unidos en la cuestión de Taiwán, vaticinó que la actuación del país norteamericano “perjudicará su credibilidad a nivel internacional” y calificó de “línea roja” para China el principio de “una sola China”.

Se trata de la primera visita de un presidente de la Cámara de Representantes de EEUU a Taiwán desde la que hizo en 1997 el republicano Newt Gingrich.

También es la visita de mayor nivel por parte de un representante estadounidense desde esa fecha, si bien varias delegaciones de congresistas han pasado por allí en los últimos meses.

La primera respuesta concreta del gigante asiático fue prohibir la importación de cientos de productos alimentarios taiwaneses, a la vez que mantiene un despliegue militar que incluye el cierre de áreas marítimas por maniobras navales en el Mar de China Meridional y en el de Bohai (norte).

Al mismo tiempo en que el avión de las Fuerzas Aéreas de EEUU en el que viajaba Pelosi se aproximaba a Taipéi, aviones militares chinos identificados inicialmente como SU-35 sobrevolaron el Estrecho de Taiwán, según medios estatales del país asiático.

Minutos después, el Ministerio de Defensa de China anunció una serie de “maniobras militares dirigidas” en respuesta a la visita de Pelosi con el objetivo de “defender decididamente la soberanía nacional y la integridad territorial” del país.

El Teatro de Operaciones del Este del Ejército Popular de Liberación (Ejército chino), notificó a su vez la organización de maniobras militares marítimas como aéreas en el norte, suroeste y sureste de Taiwán que comenzarán en la noche de este martes. Las maniobras, según la agencia estatal Xinhua, comprenderán prácticas con fuego real e incluirán el cierre del espacio marítimo y aéreo en dichas zonas.

Además, la página web de la Presidencia de Taiwán sufrió un ataque informático externo que la dejó fuera de servicio durante unos veinte minutos, aunque ya funciona de nuevo con normalidad, según el portavoz de la Oficina Presidencial, Xavier Chang, citado por la agencia oficial taiwanesa CNA.

Mientras, en Taiwán muchos celebraron la presencia de la representante estadounidense y el rascacielos más alto de Taipéi, el Taipei 101, se iluminó con mensajes como “Bienvenida a Taiwán”, “Gracias a nuestro amigo democrático”, “La amistad entre Estados Unidos y Taiwán siempre será firme” y “Protejamos juntos el orden internacional”. Legisladores y representantes políticos de distinto signo de la isla manifestaron su satisfacción por la visita, que según Lo Chih-cheng, del gobernante Partido Progresista Democrático (PPD), “aumentará la fe de Taiwán en el compromiso de EEUU con su seguridad”.

Taiwán, con quien el país del norte no mantiene relaciones oficiales, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y EEUU debido sobre todo a que Washington es el principal suministrador de armas a la isla y sería su mayor aliado militar en caso de conflicto bélico con el gigante asiático.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS