Policía catalana reticente al cierre de centros de votación

Los sindicatos de estudiantes se han movilizado para defender la consulta del domingo por la independencia de Cataluña, ilegal para el Gobierno.

Planeta
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - jueves, 28 de septiembre de 2017 - 0:00

AFP / Barcelona

 La Policía regional de Cataluña se mostró ayer reticente ante la orden de precintar los centros de votación para impedir el referendo de independencia del domingo, prohibido por la justicia española, y alertó del "riesgo” de disturbios. 

El martes, la fiscalía superior de Cataluña había ordenado a este cuerpo precintar los espacios electorales a más tardar el viernes por la noche, y vigilar cada uno de ellos hasta la noche del domingo. 

El objetivo es impedir la celebración física de la consulta, convocada por las autoridades independentistas de la región del noreste de España. 

Sin embargo, en una reunión con la fiscalía ayer, los Mossos formularon varias objeciones, cuando los secesionistas están decididos a celebrar la consulta cueste lo que cueste y los sindicatos de estudiantes han lanzado movilizaciones que podrían traducirse en la ocupación de colegios. 

Según señaló la Policía regional en una serie de mensajes en Twitter, el cumplimiento de esas órdenes "puede comportar consecuencias no deseadas”. "Estas consecuencias hacen referencia a la seguridad ciudadana y al más que previsible riesgo de alteraciones del orden público que se pueda derivar”, añade la Policía catalana. 

"Ayer decían que esta medida podía comportar alborotos, podía comportar tensión, y era la preocupación que tenían los Mossos d'Esquadra”, abundó el consejero regional de Interior, Joaquim Forn, en declaraciones a la radio catalana RAC1. 

"Factible puede ser (el precintado de los colegios), el problema está en los disturbios que pueda generar”, coincidía el portavoz de la Asociación Jueces por la Democracia, Ignacio González Vega.
 
La idea del gobierno catalán es habilitar los mismos colegios que en las últimas elecciones regionales, es decir, unos 2.700. 

Un número muy elevado de centros, al que se añade otra dificultad: la posible ocupación de colegios. Los sindicatos de estudiantes se han movilizado para defender la consulta, y  lanzaron ayer una huelga en la secundaria -de la que de momento no hay cifras de seguimiento-, antes de una universitaria el jueves y viernes. Aparte, muchos siguen decididos a votar pese a todo. 

"El domingo iré a votar y veremos qué pasa. A ver si nos lo impiden y cómo lo hacen”, comentaba a la AFP en Barcelona la librera Marga Millet, de 67 años. 

El pequeño sindicato anarquista CGT llamó incluso a una huelga general en Cataluña el 3 de octubre, pero los dos mayores sindicatos, Comisiones Obreras y UGT, no se han unido. 

La crisis catalana seguía cobrando vuelos a nivel político, y ayer fue la organización independentista vasca ETA la que se pronunció. 

"El Estado español es una cárcel para los pueblos, y así se muestra al negar la identidad nacional de los Países Catalanes”, escribe ETA en un comunicado publicado por el diario vasco Gara, en el que pide un proceso independentista similar al de Cataluña para el País Vasco. 

En el Parlamento, la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó que el país vive "un momento histórico sin precedentes”, por el empeño de los independentistas en "negar siglos de historia compartida entre españoles y acabar con años de estabilidad democrática”. 

El gobierno conservador de Mariano Rajoy se ha mostrado inflexible con el afán de los independentistas catalanes de celebrar el referéndum y ha desplegado par impedirlo todo un arsenal de medidas jurídicas. 

Por su lado, la justicia ha respondido tramitando las numerosas querellas presentadas. La Audiencia Nacional admitió ayer a trámite una denuncia presentada por la fiscalía por "sedición”, un cargo que puede conllevar pena de cárcel. 

La querella concierne una manifestación la semana pasada en Barcelona, en la que miles de manifestantes dañaron tres vehículos de la Guardia Civil y rodearon a agentes mientras éstos efectuaban registros en un edificio oficial del gobierno catalán.

La oposición de izquierdas ha criticado duramente la estrategia del ejecutivo de ampararse tanto en el aparato judicial, reiterando que no puede "esconderse detrás de los jueces”. 

"El principal problema es que ustedes no tienen ninguna propuesta ni para Cataluña ni para España”, le espetó  al gobierno la portavoz parlamentaria de Podemos, Irene Montero.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS