El dirigente protagonizó en 2019 una revuelta contra el gobierno que dejó 11 muertos

Quién es Leonidas Iza, el indígena de poncho rojo que acorrala gobiernos

Leonidas Iza forjó su liderazgo entre los indígenas a fuego de protestas. Hoy, de regreso en Quito, está al frente de una multitudinaria movilización que acorrala al presidente conservador Guillermo Lasso.

Planeta
EFE
Por 
Quito - domingo, 26 de junio de 2022 - 5:00

Recio, vehemente y envuelto siempre en su poncho rojo, Leonidas Iza forjó su liderazgo entre los indígenas a fuego de protestas. Hoy, de regreso en Quito, está al frente de una multitudinaria movilización que acorrala al presidente conservador Guillermo Lasso.

El dirigente de pocas sonrisas protagonizó en 2019 una revuelta contra el gobierno de la época, que dejó 11 muertos y más de 1.000 heridos.

Iza está en las calles para un nuevo pulso: O Lasso alivia el costo de vida -que impacta con rigor a las comunidades rurales- o él y los suyos seguirán en Quito, una ciudad semiparalizada por las protestas.

“Si (el Ejecutivo) no resuelve este problema, ríos de gente seguirán llegando a la capital”, desafió el jefe de un ejército de 14.000 hombres y mujeres con lanzas y palos capaz de hacer tambalear a un gobierno.

Nacido en 1982 en la comunidad de San Ignacio, en la Hacienda Cotopilaló, en Cotopaxi, e hijo de un histórico dirigente, José María Iza Viracocha, bebió en su juventud de la influencia de aquellos líderes del primer levantamiento indígena de 1990, que combinó con sus labores como catequista durante la adolescencia.

Estudió Ingeniería en Medio Ambiente en la Universidad Técnica de Cotopaxi, acostumbra a citar a pensadores de la izquierda latinoamericana como Eduardo Galeano y ha asegurado que debe su espíritu rebelde a su progenitora Rosa Elvira Salazar.

Bajo ese influjo ganó peso en diferentes movimientos juveniles de la Iglesia católica en el sector rural de su provincia natal hasta convertirse en 2013 en dirigente del Comité Provincial de Pachakutik, brazo político de la Conaie, antes de ser electo en 2016 presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC).

Fue desde esta última plataforma cuando se convirtió en 2019 en una de las caras visibles de las manifestaciones que paralizaron Ecuador entre el 1 y el 13 de octubre de 2019 contra las medidas económicas de Lenín Moreno, junto al entonces presidente de la Conaie Jaime Vargas.

Protagonista en 2019

Su participación en las protestas de 2019 fue clave. Ese “octubre negro” -como lo llama la clase media y alta de Quito- quedó plasmado en el libro “Estallido”, que Iza escribió con Tapia y Andrés Madrid.

El relato, que califica la revuelta de “epopeya”, resume el sentir del dirigente: “comunismo indoamericano o barbarie”.

En aquella ocasión protagonizó uno de los momentos más álgidos, cuando el movimiento indígena capturó a ocho agentes en el ágora de la Casa de la Cultura de Quito, centro de acopio del colectivo, y se vertieron duros discursos contra el entonces mandatario por los que fueron procesados tanto él como Vargas por secuestro de policías y terrorismo.

Iza, que compareció en varias ocasiones ante la Fiscalía por esos hechos, fue uno de los 268 amnistiados por el Parlamento en marzo pasado y es considerado por el colectivo indígena como uno más de sus miembros criminalizados por diferentes gobiernos.

En junio del año pasado fue elegido presidente de la Conaie, la mayor organización indígena del país, cargo que ostentará hasta 2024 y al que llegó con una agenda claramente antiextractiva y de hacer respetar la aplicación de los 21 derechos colectivos que amparan a las catorce nacionalidades originarias de Ecuador.

Precisamente, esos dos puntos figuran dentro del decálogo de exigencias planteadas ahora al Ejecutivo de Lasso como condición sine qua non para suspender las movilizaciones iniciadas el lunes.

Constante opositor de Lasso

Desde que asumió el liderazgo de la Conaie, Iza ha tratado de unir a la principal organización indígena ecuatoriana después de que las elecciones presidenciales de 2021 evidenciaran diferencias entre aquellas bases que respaldaron la candidatura presidencial de Yaku Pérez (Pachakutik), y aquellas que le dieron la espalda, entre ellos Jaime Vargas, quien mostró su apoyo abierto a Andrés Arauz (correísmo) en el balotaje.

Iza asegura haber dado al Gobierno tres oportunidades de negociación, pero lo cierto es que su discurso se ha tornado en un constante contrapunto a las políticas de Lasso que tilda de “neoliberales”.

Por su parte, el Ejecutivo había advertido que no iba a permitir una ola de altercados como la de 2019 que dejó media docena de fallecidos y más de 1.500 heridos, cerca de un tercio de ellos fuerzas de seguridad.

La detención de Iza poco después de iniciada la nueva protesta, avivó las manifestaciones en el país. El dirigente lo calificó como un “secuestro político”.

A la espera de que las autoridades judiciales establezcan cargos contra Iza, su detención vuelve a avivar el debate en torno a si se trata de la criminalización de un líder social indígena o de hacer respetar el Estado de Derecho.

En pocas palabras

Ideas Iza defiende la producción agrícola sobre la explotación de minerales. “Si lográramos reorganizar la capacidad productiva nacional (...) podríamos dar de comer a una parte del mundo”, sostiene.

Nominación En 2021 compitió por la nominación indígena para las presidenciales de 2021. Y aunque perdió con Yaku Pérez -que salió tercero en las elecciones- logró meterse de lleno en el radar de la política.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS