Continúa la lucha por Lisichansk, la última ciudad bajo control de Kiev en el este

Rusia se retira de una isla estratégica en mar Negro, pero avanza en Lugansk

La Isla de las Serpientes, tomada por Rusia al principio de la guerra y situada a unos 45 kilómetros de las costas ucraniana y rumana, tiene un gran valor estratégico, pues quien la domine tiene el control del mar Negro.

Planeta
EFE
Por 
Kiev - viernes, 01 de julio de 2022 - 5:00

Rusia se retiró ayer de una estratégica isla ucraniana en el mar Negro, un repliegue que fue celebrado como una victoria por Ucrania, que ahora puede centrar sus esfuerzos en los contraataques en tierra firme y en la resistencia en Lugansk, donde el Ejército ruso avanza hacia su objetivo de tomar Lisichansk.

“¡KABOOOM! Ya no hay tropas rusas en la Isla de las Serpientes. Nuestras Fuerzas Armadas hicieron un gran trabajo”, tuiteó el jefe de la Oficina del Presidente de Ucrania, Andriy Yermak.

La isla, tomada por Rusia al principio de la guerra y situada a unos 45 kilómetros de las costas ucraniana y rumana, tiene un gran valor estratégico, pues quien la domine tiene el control de la parte noroeste del mar Negro y el sur de Ucrania.

Zmiinyi, como es conocida en Ucrania, servía para dar cobertura a la aviación y la Flota del mar Negro, entre otras funciones. Con una longitud de 662 metros y una anchura de 440 metros, albergaba complejos rusos de defensa antiaérea, tres unidades de sistemas de artillería de cohetes, un grupo de lanchas y unidades de fuerzas especiales, según la Inteligencia Militar de Ucrania (GUR).

Medida de buena voluntad

El Ministerio de Defensa de Rusia afirmó que el repliegue se produjo ayer “como medida de buena voluntad” para “demostrar a la comunidad internacional que no interfiere en los esfuerzos de la ONU para organizar un corredor humanitario para la exportación de productos agrícolas desde territorio ucraniano.

El portavoz, Ígor Konashénkov, dijo que ahora Kiev ya no puede referirse a la “imposibilidad de exportar grano debido al control total de Rusia sobre la parte noroeste del mar Negro”, y afirmó que “la pelota está en el tejado de Ucrania, que aún no ha despejado la costa de minas, incluidas las aguas próximas al puerto” de Odesa.

El asesor de la Oficina del Presidente Mykhailo Podolyak, se burló en Twitter de la “buena voluntad” alegada por Rusia para retirase de la isla, al afirmar con sorna que, para que “Moscú muestre buena voluntad tenemos que golpearlo regularmente”.

La versión de Kiev

Ucrania lleva semanas efectuado contraataques sobre la isla, la última vez anoche, según dijo hoy el Mando Sur, y recientemente el jefe del GUR, el mayor general Kyrylo Budánov, aseguró que éstos continuarían hasta que la isla estuviera liberada.

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Valery Zaluzhny, escribió ayer en Facebook que el Ejército ruso “fue incapaz de resistir el fuego de nuestra artillería, misiles y ataques aéreos y abandonó isla Zmiinyi”.

Rusia de hecho cambió a lo largo del día su versión sobre el motivo de su retirada y acabó admitiendo en la cuenta de Telegram del Ministerio de Defensa que era por los contraataques ucranianos.

“Se tomó la decisión de retirar la guarnición de la isla para evitar pérdidas” entre las filas del Ejército, ya que “la principal prioridad es la vida de los soldados y oficiales rusos”, indicó.

La isla, dijo Defensa, “tiene una importancia estratégica, pero en estos momentos ya no cumplía su función de control del espacio aéreo y, dados los constantes ataques de las Fuerzas Armadas de Ucrania, se gastaron grandes recursos en su mantenimiento”.

Kiev afirma que había alejado ya a cientos de kilómetros a la Armada rusa de la costa ucraniana y recientemente hundió un barco que iba a abastecer con soldados y armas la isla, por lo que cada vez era más difícil para los rusos mantener la isla operativa.

Rusos avanzan en Lisichansk

Este repliegue servirá a Ucrania no solo de impulso moral, sino también para quitarse una presión encima desde el mar Negro para dirigir esfuerzos en los contraataques que efectúa en las regiones de Jersón y Zaporyiya, y en defender sobre todo el Donbás.

Allí, continúa la lucha por Lisichansk, la última ciudad bajo control de Kiev en la región de Lugansk, donde las fuerzas rusas logran avances progresivos.

“En la dirección de Lisichansk el enemigo dispara contra las posiciones de nuestras tropas cerca de la ciudad. Realiza operaciones de asalto en el área de la refinería de petróleo, tiene un éxito parcial, controla las partes noroeste y sureste de la planta”, admitió en su parte bélico vespertino el Estado Mayor General de Ucrania.

Sin embargo, los separatistas prorrusos aseguraron en paralelo haber tomado ya el control total de la refinería, unos 10 kilómetros al suroeste del centro de la ciudad.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido señaló las fuerzas ucranianas “mantienen sus posiciones en la urbe”.

El miércoles, el representante en Rusia de la autoproclamada república de Donetsk, Rodión Miroshnik, afirmó que las tropas rusas ya controlan aproximadamente el 50% de la urbe, algo que por ahora no ha sido confirmado ni por Kiev ni por el gobernador de la región de Lugansk, Serhiy Gaidai.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS