Las fuerzas rusas están cavando trincheras en la central electronuclear de Zaporiyia

Ucrania y Rusia mantienen el pulso en Jersón y Donetsk a la espera de ofensivas

Rusia atacó con misiles una base de la Legión Extranjera en la localidad de Konstantinivka, un ataque que habría ocasionado la muerte a más de 40 presuntos mercenarios, la mayoría de ellos polacos.

Planeta
EFE
Por 
Kiev - miércoles, 27 de julio de 2022 - 5:00

Moscú y Kiev mantienen el pulso en el sur y el este de Ucrania, a la espera de la prometida contraofensiva ucraniana en Jersón y la anunciada ofensiva rusa para rodear Sloviansk y Kramatorsk, los principales bastiones ucranianos en el Donbás.

“Las fuerzas rusas continúan fortaleciendo sus posiciones en las regiones de Zaporiyia y Jersón en preparación para las contraofensivas ucranianas”, afirmó el estadounidense Instituto de Estudios de la Guerra en su informe diario, ayer.

Rusia, atrincherada en el sur

El centro analítico estadounidense citó al jefe de la Administración Militar de Zaporiyia, Oleksandr Starukh, quien informó de que las fuerzas rusas están cavando trincheras en la central electronuclear de Zaporiyia, la mayor de su tipo en Europa, y emplazado equipamiento militar en barrios residenciales aledaños.

Algo que, según el jefe de administración de la ciudad de Energodar, Dmytro Orlov, podría ser utilizado para bombardear asentamientos en la vecina región ucraniana de Dnipropetrovsk, como parte de un plan general dirigido a disuadir a las tropas ucranianas de la ofensiva en el sur del país.

A ello se suman informaciones y vídeos difundidos en las redes sociales en las que las fuerzas rusas presuntamente trasladan tanques y blindados en dirección a Jersón, con el fin de blindar esta región, castigada la semana pasada por la artillería ucraniana, que dañó al menos dos puentes sobre el Dniéper.

Según la Dirección General de Inteligencia Militar de Ucrania (GUR), las fuerzas rusas también restauraron parcialmente el trabajo de una planta de concreto en Melitópol con el fin de fortalecer las líneas defensivas y las posiciones de tiro y reconstruir un aeródromo en la ciudad.

El asesor de la Presidencia ucraniana, Oleksiy Arestóvich, confirmó que las tropas rusas reciben refuerzos en esta región, al señalar que “trasladaron allá artillería y aviación, atacaron a nuestra infantería que avanzaba en esta dirección y la situación se equilibró”.

El mando ucraniano añadió que el Ejército ruso también utilizó su aviación en las cercanías de Velike Artakove, Kaluga y Olgine, además de llevar a cabo misiones de reconocimiento aéreo con drones.

Presión en Donetsk

Mientras, el mando ucraniano constató que las tropas rusas “están concentrando sus principales esfuerzos en tratar de mejorar la posición táctica y crear las condiciones para una ofensiva en las ciudades de Siversk y Soledar” de la región de Donetsk, donde “reponen las reservas de municiones y combustible”.

Las tropas rusas castigaron con su artillería a los defensores ucranianos en la dirección de Kramatorsk, importante bastión de Kiev en Donetsk, según el Estado mayor de Ucrania, que confirmó ataques aéreos en las cercanías de Spirne y Serebrianka, en el distrito de Bajmut.

“Nuestros soldados repelieron con éxito los ataques enemigos en las áreas de Spirne y la reserva natural Svyati Hora y empujaron al enemigo hacia atrás”, según el mando ucraniano.

Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso informó de ataques en la región de Donetsk, su principal objetivo declarado, donde prepara condiciones para incrementar su ofensiva.

Según el portavoz de la entidad castrense, Igor Konashénkov, Rusia atacó con misiles de alta precisión una base de la Legión extranjera en la localidad de Konstantinivka, un ataque que habría ocasionado la muerte a más de 40 presuntos mercenarios, la mayoría de ellos polacos.

Además, la aviación rusa aniquiló más de 70 militares ucranianos y un arsenal durante un bombardeo de las posiciones de la 72 brigada motorizada en la localidad de Záitseve, todo ello en Donetsk.

Odesa y Mykoláiv, en la mira

Mientras, Odesa y Mykoláiv, dos puertos cruciales para el suministro de grano ucraniano al mercado internacional, siguen en el punto de mira de Rusia, que no ha dejado de hostigarlos como parte de sus intentos para entorpecer la anunciada ofensiva hacia Jersón.

Una táctica condenada por Kiev, que acusó a Rusia de “escupir en la cara” a la ONU y a Turquía, mientras que Moscú insiste que solo ataca objetivos militares, algo que no le impide el acuerdo de Estambul, según insiste.

La aviación rusa lanzó al menos 18 misiles en la mañana de este martes, según el mando militar regional ucraniano, que informó sobre daños en la infraestructura ferroviaria, una empresa automotriz y otros objetivos civiles, así como edificios residenciales.

Los ataques se produjeron después de que el lunes las autoridades de Kiev anunciaran la próxima reanudación de exportaciones de cereales por vía marítima, lo que previsiblemente debería ocurrir esta misma semana.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS