IDENTIKIT

Ana y Clemen con tu entrada

domingo, 29 de julio de 2018 · 00:05

Texto y fotos de Isabel Navia

Siempre de trato generoso, son los rostros más queridos de la Cinemateca Boliviana. De los 42 años que tiene la institución, Ana Sotomayor y Clemencia Nina están allí ni más ni menos que 31. Llegaron cuando la salita y el repositorio que alberga el patrimonio cinematográfico más importante del país estaba en su primera infancia. 

Con el tiempo ya conocían a su público. Era la época en la que ibas con tu carnet de estudiante o de Amigo de la Cinemateca y pagabas 1,50 bolivianos por ver joyas del cine en una butaca añeja, allá en la esquina Indaburo y Pichincha. La Clemen te veía y en lugar de preguntar qué asiento querías, te entregaba tu taquilla favorita, sabiendo qué lugar te gustaba y preguntando qué tal fue tu día, con la franqueza de quien nada espera, con la claridad del aprecio mutuo.

“El ambiente era tan familiar, tan bonito, y hemos tenido unos jefes tan buenos”, suspira Ana. Los recuerdos son innumerables. Rememoran con lágrimas la despedida de sus queridos Pedro Susz y Norma Merlo, recordando que en épocas difíciles no dudaron en pagarles el sueldo de sus propios bolsillos. Todavía recuerdan que sus primeros salarios eran de ¡60 bolivianos!

El traslado del archivo a las instalaciones de la nueva Cinemateca estuvo a cargo de Ana y Clemen. “Tanta confianza nos tenían que nos dejaron todo; hemos embalado cada una de las películas y las hemos traído hasta aquí, como si fueran nuestras”. Su lealtad es innegociable.

Entre cuatro o cinco empleados se dividieron la catalogación de afiches y películas. “Javier dibujaba las letras de los afiches rusos, porque no sabíamos qué decían ni de qué película se trataba”.

Con ayuda de Plácido, Javier y Willy, funcionarios de la Cinemateca, cerraron el viejo archivo y crearon el nuevo. Años después sonríen satisfechas por el deber cumplido. Sólo cabe agradecer. 

Gracias, Ana y Clemencia, las verdaderas amigas de la Cinemateca.
 

 

 


   

101
1

Otras Noticias