DISEÑO Y COMUNICACIÓN VISUAL

Cambios en el mundo de la etiqueta

A propósito de la reciente culminación del concurso Diseña la nueva etiqueta de Huari, le damos un vistazo a esa pequeña pieza de papel a la que solemos tomar como promesa de contenido.
domingo, 20 de enero de 2019 · 00:06

Rubén Salinas Universidad Católica Boliviana

Un estudio sobre el consumo del vino afirma que en nuestro país todavía es el precio, y no la calidad del producto, el que determina la decisión de compra. Sin embargo, hoy por hoy, la tendencia en el mundo es explorar nuevos gustos y variedades como también nuevas propuestas visuales. En este escenario de cambio, el respeto al diseño tradicional de la etiqueta del vino y la cerveza, con escudos y medallas llegados de la Europa medieval, está mutando en la búsqueda del consumidor joven, el millennial que no tiene prejuicios y que frecuentemente elige lo que consume por el envase. En  China, país donde el gusto por el vino es reciente, se está abriendo un mercado de consumidores recientemente titulados y ávidos de nuevas experiencias. En este territorio semi virgen, el diseño del envase es la insignia bajo la cual las marcas pugnan por delimitar sus cotas.

El mercadólogo Alejandro Prieto dice sobre el tema: “lo que se vende hoy ya no es solamente el buen vino, ahora además importa que tenga buen diseño de etiqueta. Si ésta no es atractiva, las probabilidades de que se produzca la venta se pueden reducir considerablemente”.

Prieto sabe lo que dice pero no hay que olvidar que un mal producto lo seguirá siendo a pesar de lo que pregone su apariencia. Dicho más claro: podrá sobrevivir un producto con un mal diseño pero nunca al revés. Un ejemplo es la cerveza Pliny the Elder de la firma Russian River, que es considerada una de las mejores del mundo y por ocho años consecutivos fue nombrada la mejor de los Estados Unidos. Queda claro que esas glorias no le deben nada a su diseño.

Concursos éticos, no etílicos

La marca premium de la Cervecería Boliviana vive un caso parecido. La etiqueta de Huari nació como una variación de la de su hermana mayor, la Paceña . A pesar de los tímidos esfuerzos de los últimos quince años por diferenciarse, finalmente sus directivos decidieron llevar las naves a alta mar e hicieron una convocatoria abierta al mundo para el rediseño de su etiqueta, collarín y caja, con la apetecible recompensa para el o los ganadores (se consideró la posibilidad de dividir el premio) de 15 mil dólares.

Huari cumplió su palabra y eso lo avala el jurado conformado por miembros de la Bienal del Cartel Bolivia y Diseñadores Gráficos Bolivia, autoridades de la comunidad Santiago de Huari y personal de la CBN.

De la totalidad de trabajos presentados se eligieron seis, de los cuales, y al final de una etapa de estudio cualitativo con consumidores, se eligieron los tres diseños que serán impresos en una edición limitada. 

No es excepcional pero es saludable saber que hay quien toma al profesional del diseño gráfico en serio.

Un caso opuesto se expuso en la página web de Foroalfa, donde el diseñador argentino Alejandro Arrojo  publicó el polémico caso del concurso convocado en 2013 por una afamada marca internacional, en el que el premio era distribuir una edición limitada con el trabajo ganador y así “pagar con fama” a su autor. Eso se llama osadía.

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

3
4

Otras Noticias