MERCADO CHINO

Memoria #2 En el mini: ¿Duermes o juegas? ¡Juegas!

De todo en la memoria minibusera. Videojuegos 1 – Vida real 0. ¿A ver? Por ejemplo, aquellos que promueven una alimentación saludable. O no.
domingo, 20 de octubre de 2019 · 00:09

Mar Buendía

Y entonces llegamos a mediados de octubre. El meteorito no cumplió (lástima para quienes apostaron sus trabajos pendientes de la U a eso) y el año se nos va volando. Pero no todo es gris, nos quedan los juegos.

Hay que ser sinceros, no tenemos tiempo de nada. Después de escribirles mi memoria la vez pasada me entró la nostalgia por mis primos y quise hacer algo con ellos, pero ya no somos esos niños con los fines de semana libres. De hecho, lo último que a mí se me antoja hacer los fines de semana es salir. Pero no somos solo nosotros, realmente la velocidad del mundo ha cambiado, es nomás otro tiempo, queda adaptarse (Ok, me tocó mi momento de señora).

Entonces pensé ¿ya ni tiempo de jugar tenemos? Pues sí, siempre hay tiempo de jugar, incluso cuando no hay tiempo. Ahora aprovecho mis momentos de transporte público para dormir (sí, soy la típica cuata que se duerme ni bien llega a la esquina de donde ha tomado el mini) pero antes utilizaba esos minutos para jugar. ¿Dónde? Pues sí, en cualquier dispositivo móvil. Así que esta memoria se la voy a dedicar a esos juegos súper geniales on the go, para quienes aún se bancan las esperas, despiertos. 

Esta selección es más bien amplia, de un extremo a otro, pero hay para todos los gustos y todos los ánimos. Léanme, carguen los jueguitos al cel o la tablet (si no los tienen) y procedan a dejarse llevar.

#3 

Angry birds (2009): ¡Un clásico! Todos lo hemos jugado al menos una vez. Es uno de los primeros en ser considerados realmente como videojuego dentro de los sistemas Android e iOS. Su popularidad lo llevó hasta la pantalla grande, pero en el fondo, sigue siendo el juego simple y divertido del que nos enamoramos hace ya diez años. Su dinámica es sencilla y sus gráficos coloridos y llamativos. Es también un gran juego para tener cargado si en algún momento tenemos que entretener a un sobrino o sobrina pequeños. Requiere estrategia y concentración, así qué, ¡punto para las tías buena onda!

#2

Cut the rope (2010): ¡Oh, nostalgia! Un tierno y adorable monstruo, dulces por doquier y diferentes épocas históricas. Om Nom, nuestro protagonista, tiene todo lo necesario para enamorarnos en un juego donde no solo hace falta precisión, sino una gran capacidad lógica para darle de comer a este hermoso amiguito verde. Cut the rope es el videojuego más tierno de la historia, sin dudas. 

#1

Plants vs. Zombies (2009): Momento de flash memorioso: mi primer Android tamaño pie, el primer juego descargado allá por el 2010. Aunque no la más útil, mi planta favorita siempre fue la mazorca de maíz. Es que, piénsenlo: tu vegetal favorito lucha contra la invasión zombie, ¡es de genios! Este maravilloso juego de estrategia y defensa cuenta con varias versiones y ha migrado a varias plataformas entre las que se incluyen la Nintendo y la Xbox. Es una manera entretenida de aprender sobre plantas, de convencer a tu infante a cargo de que se coma todos los vegetales del plato (bajo la excusa de que ellos algún día nos salvarán) y de utilizar todos los recursos invasores que se alojan en el interior de tu pensamiento. En resumen, un juego indispensable.

El “Nada es verdad” de la frase: Esos cinco que puedes poner para olvidar que estás yendo a trabajar.

#5: Fruit ninja: Los video-juegos para dispositivos móviles promueven una alimentación saludable. 

Videojuegos 1 – Vida real 0.

#4: Geometry dash: ¿Un videojuego de geometría no se vende? ¡Ja! Tu profesora de matemáticas debe estar orgullosa, descárgalo para ella.

#3: Where’s my water?: Sí, hoy estoy en modo ternura. Sí, un cocodrilo que se baña es simplemente genial. 

#2: Subway surfers: Para tu día rebelde, digamos un jueves, ya casi viernes. Un graffitero huyendo de la poli, moneditas de oro en el camino, adicción total. No se pasen de su parada de bus y si lo hacen, no me culpen.

#1: Pac – Man: Lo admito, soy una amante de los clásicos. Lo merecen.

El “Todo está permitido” de la frase: el clímax de la nostalgia

Snake (1976): El juego móvil ochentero y noventero por excelencia. Horas de horas en una pantalla sin color con pixeles en lugar de gráficos. Simplemente maravilloso. Por supuesto, como todo lo que persiste, ha evolucionado en niveles, formas y plataformas. Pero no se sientan mal, en el fondo es el mismo juego de nuestros Nokia de antaño.  Y ya está, no tienen excusa para no jugar, relájense, dejen de confiar el futuro a eventos espaciales y sobrevivan otra semana, esta vez con videojuegos, la siguiente con música.

Hasta la próxima,

Mar Buendía.
 

 

 

3
7