RETRATO

El Bis y la Lili

domingo, 27 de octubre de 2019 · 00:10

Geraldine Ovando de la Quintana

Hablar del Bis es hablar de la Lili, y hablar de la Lili es hablar del Bis. Pocas parejas encuentro en este mundo que hayan encontrado tal amalgama sin dejar ser ellxs mismos. Y eso es Nicobis (productora audiovisual), una increíble amalgama de amor, sueños, luchas y ahora hijxs y nietxs incluidos. 

Y cuando hablamos de Nicobis, hablamos de la historia de Bolivia de los últimos 40 años. El paso de la dictadura a la democracia, la relocalización de los mineros, el neoliberalismo y por supuesto la fragilidad de la vida rural durante este tiempo. Todos estos temas están plasmados en los más de 50 documentales que Nicobis ha producido, sin contar la vasta producción acerca de la infancia, los pueblos indígenas y las mujeres.

“Latinoamérica”, “pueblo”, “cine”, eran palabras que de pequeña escuchaba siempre en nuestros sagrados almuerzos familiares, porque no importaba qué o dónde estuviéramos, la hora de la comida se compartía juntos. Y es que el trabajo-pasión del Bis y la Lili nunca han estado disociados. Sus charlas y reflexiones nos rodeaban mientras jugábamos; sus colegas eran y son grandes amigos y amigas, a la vez que fuimos eternos compañeros de sus múltiples viajes por Bolivia, donde pudimos acercarnos a realidades a las que probablemente no todxs los niñxs tienen cercanía. 

La imagen que tengo del Bis, mi papá, es él siempre detrás de su cámara que fue variando cada decenio según avanzaba la tecnología. Filmaba todo, cumpleaños, bautizos, almuerzos, fiestas, marchas, conflictos, encuentros. Nuestro acervo documental familiar sin duda debe ser de los más amplios que hay. Mi papá y su cámara fueron uno. Siempre inquieto, siempre travieso.

Y la Lili, mi mamá, fue la portavoz de la familia, la que salía al frente a hablar, dialogar, negociar, interpelar. Luego llegaba a la casa y se recluía en su cuarto a investigar y escribir durante horas. Siempre calma, siempre en paz.

Ese maravilloso complemento ha forjado una pareja de 40 años de camino juntxs, en el que su paso por el mundo no deja de marcar huella, no sólo para la historia de nuestro país si no para su familia también.

  Videastas y documentalistas bolivianos.

 

 

16
3