MÚSICA

Bitácora de la nostalgia, volumen 80’s

Los grandes íconos de la música en español se despiden. La próxima vez que escuchemos a Camilo Sesto y José José en el minibús, habrá que agradecer.
domingo, 06 de octubre de 2019 · 00:11

Uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser

Como todo niño que vivió en los 60 y 80, mi infancia está marcada por la música en español que dominaba la tele y la radio, especialmente la mexicana. No sé si había más música en las radios, pero los desayunos, almuerzos y las cenas tenían ese fondo mientras pasaban las noticias o el deportivo. Y no sólo eso, mi madre y mi padre tenían vinilos de estos artistas y en general, salvo por los Beatles, en mi casa no se escuchaba música en inglés.

Esa música ha quedado como un género en sí mismo. Hay radios que la siguen poniendo como si no se hubiera producido más música en los siguientes 30 años. Son canciones compuestas para orquesta y coros, con arreglos y producción de muy alto nivel. Es un estilo extinto, una forma de hacer canciones que ya casi no se escucha.

Perdóname, perdóname, perdóname

El público dio un giro a mediados de los 90 y dejó esta música de lado. Si bien estos cantantes ya no hacían giras multitudinarias, estaban ahí, como archivos ocultos en el disco duro que saltan cada vez que el chofer del minibús quita la cumbia o la morenada y deja algunos “clásicos”, o cuando algún cuate nos lleva al karaoke. 

Con la muerte de Camilo Sesto y José José hemos traído sus vinilos a la mente y nos hemos enterado –al menos yo– que ambos participaron  en el festival OTI de la canción (Camilo Sesto: 1973, José José: 1970), y que Camilo Sesto no sólo cantaba, sino que compuso música para sí y para otros artistas, incluido el propio José José. Lo hemos hecho para que se queden en nuestra memoria un poco, un poquiito más.

… pero lo dudo 

Estos artistas nos recuerdan que la música en español ya no es la misma. El mercado cambió completamente. Ahora domina la música en inglés y entre lo latino está el reguetón, ofendido por su falta de nominaciones en el Grammy Latino.

Aquellos años, los teatros no tenían sistema de sonido y el cantante debía tener, además de una técnica colosal, una voz privilegiada para sobresalir por encima de una orquesta. Tenía que cantar con técnica, sin retorno, tenía que saber transmitir y hacer que todo pareciera fácil. Eso pensé cuando supe de la muerte de estos dos ídolos de la canción, dos monumentos de una época. 

Así se hacía la música antes, de traje y sin quejarse. Quizás ese perfil de cantante vuelva, pero lo dudo. Queda decir: gracias por la banda sonora de nuestra infancia.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

20
1