MERCADO CHINO

CARTA#2, juegos de mesa que estimulan la narración

domingo, 06 de octubre de 2019 · 00:09

Adrián Nieve

Hola tú que soy yo,

¿Sigues ahí, anciano? Yo sí, y todavía te escribo para que me recuerdes desde ahí, desde nuestra vejez. Quiero recordarte todas esas amanecidas que tuvimos –aquellas libres de alcohol– en las que había bocaditos chatarra, refrescos y gente dispuesta a meterse de lleno en la vibra específica de los juegos de mesa. 

¿Qué hay donde sea que terminaste viviendo? ¿Scrabble, Monopolio? ¿Los clásicos viejitos pero sabrosos? ¿Los que todo el mundo ubica? Yo vengo a recordarte que hay más, anciano, mucho más que lo mismo de siempre. Otros juegos cuyas tramas y dinámicas, cada que los jugabas, despertaban en ti las ganas de inventarte historias. ¿Ahora lo recuerdas? Esa sensación de que el narrador de Dragon Ball Z relata todas tus ideas mientras estás atento a los giros que les da el juego.  

Este tiempo los juegos de mesa son una industria muy popular. No solo los grandes clásicos se venden como pan caliente; cada vez hay una oferta más amplia y variada. Tenemos hasta un monopolio de Pokemon… y más –y mejor– que eso, también tenemos juegos con temáticas y dinámicas que son cada vez más complejas y divertidas. Así que, sin ser un experto, acá dejo unas cuantas sugerencias que resonarán en ti y hasta puede que te enganchen en esto. 

Consejo de conejo: apréndete las reglas lo mejor que puedas y luego déjate llevar un poco por la imaginación. Búscate un grupo de gente graciosa, que se meta en el juego tanto como tú, y diviértanse con las ocurrencias que pueden salir de creerse demasiado una ficción. Finalmente –y no es por cursi– ¿para qué jugar si no te lo vas a tomar en serio? 

Tú juega y me entenderás. 

4. Secret Hitler: Este es un juego de intrigas donde aprendes lo mucho que el fascismo puede proliferar en una democracia. Comienza cuando se reparten roles; a algunos les toca ser fascistas, a otros liberales, y entre todos habrá alguien al que le toque ser Hitler. La cosa es que nadie sabe quién es qué, pero aún así deben elegir un presidente y un canciller por ronda, quienes irán aprobando leyes fascistas o liberales hasta que un bando gane por mayoría. Pero si Hitler sale canciller, ¡golpe de Estado! Y gana el fascismo. Game of Thrones y La Usurpadora son cualquier cosa al lado de las intrigas que nacen en las partidas de este juego, que puedes descargarte gratis e imprimir en la fotocopiadora más cercana.      

3. Hombres Lobo: Imagina que tú y tu grupo de amigos son un pueblo que vive tranquilamente en una especie de fantasía bucólica. Pero un día empieza a morir gente y resulta que entre ustedes hay hombres lobo. No saben quiénes lo son, entonces en cada ronda tendrán que dialogar y decidir a quién van a linchar esa noche antes de irse a dormir. Esto se repetirá hasta que ya no queden hombres lobo. Créeme cuando te digo que no hay mejor historia que la de un hombre lobo lo suficientemente astuto como para hacer linchar a un pueblo entero mientras se los zampa. Y esa es solo una de todas las historias que puedes lograr. 

2. Zombiecide: Las películas de zombies nos han malacostumbrado al papel pasivo de mirar cómo otros se parten con los muertos vivientes. Este juego no es tan diferente, pero al menos hay un poco más de inmersión en la situación. Primero obtienes tu personaje, su ficha, sus habilidades, el tablero, y luego empiezan a aparecer hordas y hordas de zombies que tú y tus amigos deben derrotar. La cantidad de cosas que imaginarás en cada ronda no tiene límites. Entre los dados, los monstruos y tus amigos discutiendo la mejor forma de pasar de un punto A hasta un punto B, tu imaginación la pasará bomba.  

1. Vampiro, la Mascarada: De niño jugaste el clásico Dungeons & Dragons y la pasaste bien. Pero fue en la universidad cuando descubriste este oscuro juego de rol que te pone en la piel de un vampiro y el complicado mundo de la noche. Espero que sepas que todavía puedes jugar esto; no importa tu edad, el tema es saber meterse en la narración y para eso necesitas un buen Master (o narrador del juego) y un equipo no demasiado preocupado por las reglas y por ganar, sino que sea más capaz de encarnar a sus personajes. 

Recuerda al menos esto: ningún juego de rol funciona si te aferras mucho a ti mismo. Deja que tu cabeza narre la historia de tu personaje y luego conviértete en ella. Dale un reto a tu Master, sigue su historia, pero oblígale a cambiarla. 

Juega todo esto y mándame todas las historias que saques de ellos.

Abrazos.

Adrián Nieve 
 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Otras Noticias