Invitación a la olla común

domingo, 01 de diciembre de 2019 · 00:03

 Necesitamos contar, necesitamos documentar. Ésta es una invitación a todos nuestros lectores a escribir, a contar la crisis que ha vivido Bolivia desde todos sus costados. Es un proceso todavía en curso, de modo que seguramente tendremos los textos urgentes pero esperamos también tener  las historias más reposadas.

Rascacielos se propuso, desde su nacimiento, alentar la escritura de la crónica periodística de largo y corto aliento. Hasta ahora logramos valioso material, aunque nos hace falta aquella crónica más trabajada en términos de investigación profunda. Esa es nuestra meta y el gran desafío que esperamos lograr.

Por eso invitamos ahora mismo a todos ustedes a escribir los distintos rostros de este proceso, con investigación, con datos, testimonios, entrevistas y vivencias, para luego contarlos al modo de la crónica: con rigor y con el cuidado por la palabra escrita. Los temas dentro del gran tema general serán los que ustedes propongan: desde la vivencia de un policía y su hija manifestante, hasta aquel joven votante y su primera vez, pasando por el miedo de una madre con su niño en la calle gasificada; o la historia de ese vecino que hasta ahora concurre a su punto de bloqueo para no perder la costumbre de charlar con los suyos; o aquel otro, huérfano de PumaKatari, que ahora camina una hora cada día con tal de no subir a un  minibús; o aquella niña en El Alto que desesperada protegía su escuela del vandalismo porque en su curso dejó 180 bolivianos ahorrados. Miles de historias por contar*.

   La crónica central de este número –última de las finalistas del Premio Nacional Bartolomé Arzáns de Orsúa y Vela de Rascacielos– es muestra cabal de una crónica de gran calidad. Bienvenidas sean las suyas.   

Cecilia Lanza Lobo

[*] Mínimo 6.000 y máximo 12.000 caracteres con espacios. 

Enviar a rascacielosrevista@gmail.com

 

Otras Noticias