Ojo al parche

Las 15 mejores películas de la década 2010–2019 (PARTE 1) /CARTELERA

domingo, 01 de diciembre de 2019 · 00:05

Adrián Nieve

En unas cuantas semanas termina una década. No de la mejor manera, es cierto, ni dejándonos a todos felices y comiendo perdices, pero al menos ya se acaba y podemos empezar a posar nuestra mirada en los infames años veinte, esperando que no sean iguales o parecidos a los que, hace casi cien años atrás, vivieron los estadounidenses. Pero antes de mirar al futuro con buenos o malos ojos, ¿qué tal si le damos una última mirada a esta década? Para eso voy a hacer un conteo de  quince películas que creo son las mejores de los últimos diez años.

El juego es el siguiente: hacer un balance entre lo indie y lo mainstream, de tal forma que la lista represente bien a un amplio público. En otras palabras: puristas abstenerse. Esta lista tendrá refinamientos indie, y  también películas pipoqueras. ¿Por qué? Pues, parafraseando a Zygmunt Bauman, vivimos en comunidad y eso significa escuchar tanto a quienes nos agradan como a los que no. Y en ese espíritu, espero que le den trabajo extra a las geniales personas que manejan la página de Rascacielos y les manden sus propias versiones de esta lista.    

En el puesto 11está The Favou-rite (2019, Yorgos Lanthimos. Comedia, drama), una comedia que invita a reflexionar sobre cosas como el poder y la clase mientras vemos tres maravillosas actuaciones de sus protagonistas Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone. The favourite nos introduce a un palacio del siglo XVIII en el que conviven la reina, su favorita de turno y el resto de la corte, en un espacio que por virtudes de los amplios planos de la cámara se convierte en una prisión majestuosa para sus diferentes personajes. A esto se suma el efecto de ojo de pez que le quita realismo y sobriedad a la parte visual, transformándola en algo más surreal, casi tanto como las costumbres de los hombres de la corte. Es así como Lanthimos –que esta década también la rompió con filmes como The lobster y Dogtooth– puede hacer pasar ciertos detalles estéticos modernos –la ropa, los bailes– como parte del siglo XVIII. Estamos ante un comentario sobre nuestra época que se disfraza de otra más antigua para hacerse más honesta, directa y brutal. 

Por eso el filme le pertenece a las mujeres; los hombres quedan como pavos reales pavoneándose por aquí y allá, títeres de los juegos de poder de las tres protagonistas. Pese a eso, estas mujeres no son metáfora del poder, ni moralejas andantes, son seres humanos envueltos en una tragicomedia que nos ayuda a entender que quien te ama te dice la verdad. 

Cada protagonista es tan despreciable como empática, cada actuación merece un peculiar aplauso. Y la historia, bueno, la historia es lo más misterioso. Arranca risas un momento, te horroriza al otro, se pone extraña de repente, pero nunca deja de ser interesante. 

12 Melancholia. 2011, Lars von Trier. Drama. La depresión siempre ha existido, sin embargo, estos últimos años se convirtió en una enfermedad, casi una plaga, que nos tiene en jaque. Y, ¿quién mejor que un depresivo clínico para hacer un filme que retrata cómo se siente la depresión? Todos los elementos –el tiempo, el espacio, las expresiones, los movimientos– ilustran cómo es estar deprimido. Y lograr eso es enorme. 

13 The social network. 2010, David Fincher. Drama. Esta década terminó de consolidar a Facebook como parte de nuestra vida diaria. Así que no es extraño que una película sobre el nacimiento de esta red social sea la que mejor define tanto a la década como al tipo de gente que la protagonizaron. Tanto director como guionista son genios, pero tan diferentes el uno del otro, que el resultado termina por ser una de las pocas películas que podemos calificar como “completas”. 

14 Viejo calavera. 2016, Kiro Russo. Drama. En Bolivia se han visto varias películas que han podido llenar salas o que se han ganado financiamientos de Intervenciones Urbanas, pero que han fallado en ser experiencias cinematográficas tan completas como lo fue –y todavía es– este filme. Sin duda el mejor filme boliviano de los últimos tiempos que  estableció una vara de tal calidad que otras producciones no han podido alcanzar, ni siquiera desde diferentes perspectivas. Es la cámara, la luz, la oscuridad, la trama hamletiana, el dolor silencioso en cada momento y composición. Increíble.  

15 La la land 2016, Damien Chazelle. Romance, musical. Si bien Whiplash es un filme más intenso, en La la land Chazelle demostró que puede sostener diferentes ritmos en una sola película. La trama es agridulce para quienes aman los romances y para los amantes de la forma de cine está la composición y la narración con colores que tanto develan de esta historia.  

Menciones especiales: Gone girl, The nice guys, The cabin in the woods, American honey, Avengers Infinity war, Saga John Wick, Logan, Wind river, Inception, Interstellar, Joker, Whiplash, Frances Ha, The big sick.

En la próxima cartelera,  los puestos del 10 al 6.