Ojo al parche

Las 15 mejores películas de la década 2010 -2019 (PARTE 3) / CARTELERA

domingo, 15 de diciembre de 2019 · 00:05

Adrián Nieve

En el puesto número 1 tenemos, por supuesto, a Mad Max: Fury Road (George Miller, 2015. Acción), por ser una de las películas más completas. En una década que puso de moda retar a nuestros sentidos con los cada vez más trabajados efectos especiales (visuales y sonoros) –tanto que al final las películas pipoqueras terminaron por ser más acrobacias que substancia– podría decirse que Fury Road es una orquesta roquera en medio de un millón de bandas tributo. ¿Por qué? Simple y llanamente por ser un filme de acción, pero tan bien pensado y ejecutado que el resultado es algo que combina perfectamente fineza con dureza en una película  tan pipoquera como profunda. 

Fury Road combina efectos digitales con efectos prácticos, decantándose más por los segundos  y siendo ese su gran acierto. El esfuerzo extra se nota en las escenas de acción donde el movimiento se siente real y fluido, tanto que nuestros ojos no sentirán ninguna huella digital, pese a que se hacen obvias en ese tratado del color que tiene el filme y que convierte a una tormenta de arena en uno de los espectáculos más hermosos. 

Hay mil maneras de llamarlo, pero en el fondo todo lo que puede decirse de una película como esta serán diferentes variaciones de la palabra “equilibrio”. No importa por dónde lo mires, el filme nunca pierde acción y movimiento, pero tampoco deja de ser esta metáfora socio–política que lidió con temáticas, que ya entonces sonaban fuerte y que hoy son la lucha de cada día. Medio ambiente, liberación femenina, abolición de la lógica patriarcal, la creación de un matriarcado, esta película puso todas esas cartas sobre la mesa  el 2015, antes de que Disney decidiera que también tenía que aprovechar el tema, y lo hizo con tanta sensibilidad que el mensaje quedó bien grabado en quienes compenetraron con ese aspecto de la película.

Lo que diferencia a Mad Max: Fury Road de otras películas que hicieron lo mismo con esas temáticas es que Fury Road nos muestra diferentes perspectivas y propone algo a través de los protagonistas del filme. Estoy hablando de Max Rockatansky, el guerrero del camino previamente interpretado por Mel Gibson, ahora encarnado por el capo Tom Hardy, y Furiosa, interpretada por Charlize Theron, que son los héroes de un mundo diferente. Max es ese aliado, ese hombre que cumple con muchos criterios de la masculinidad clásica, pero que sabe guardar silencio y apoyar a un nuevo orden, sin buscar protagonismo, ni imponerse. Es un silencio que piensa y no apoya por apoyar, es alguien que actúa y no se queda en promesas, es alguien que busca su conveniencia sin dañar ni rindiéndose al egoísmo.

A lo mejor son ideas mías, pero en esa persecución en el desierto no solo hay muchos elementos geniales, también hay una fórmula para construir un mundo nuevo. Cómo la traducimos a la práctica en el mundo real, he ahí el dilema. 

2 Arrival. Denis Villeneuve, 2016. Drama, suspenso, ciencia ficción. Una buena película sabe mostrarse de tal forma que todos sus detalles importantes están ahí desde el principio, pero logra profundizarlos de tal forma que cuando termina la película uno está tan metido en la historia que cuesta separarla de la realidad. Y cualquiera pensaría que con una historia como la de Arrival es imposible ese nivel de inmersión, pero entre la espectacular cinematografía, la brillante actuación de Amy Adams y la visión de alguien tan sorprendente como Denis Villeneuve, todo es posible. Un filme como este nos trae ideas muy complejas, nos reta a comprenderlas, nos dice que no tenemos porqué conformarnos con películas mediocres como la boliviana Anomalía, sino que podemos pedir más y que hacerlo nos traerá grandes recompensas. 

3  Her. Spike Jonze, 2013.Drama, romance, ciencia ficción. ¿A dónde van nuestros tiempos? Jonze nos trajo una respuesta muy interesante en este filme que cuenta con las actuaciones de Joaquin Phoenix, Scarlett Johansson y Amy Adams. La construcción de este mundo nunca es descrita, solo mostrada; nos deja a nosotros la tarea de intuir qué diferencia al mundo de Her del nuestro, para ponernos en la posición de qué falta que suceda para que estemos a un paso de que suceda algo como lo que sucede en la película. Y entre la ternura, el romance y todos los sentimientos encontrados, triunfa la ciencia ficción, que nos trae uno de los finales más resonantes de la década. Un final tan sentimental como filosófico, como terrorífico, como esperanzador. 

4  Parasite. Bong Joon–ho, 2019. Drama, comedia negra. Parasite es la forma más genial que podía tener el director coreano para coronar su década, es la forma que Bong Joon–ho elige para posicionarse como el mejor director vivo. Bueno, ya lo probó el 2013 con Snowpiercer –que, aclaro, comparte este puesto con Parasite–, una película fantástica por cómo está pensada y por todas las maneras en que puede ser interpretada. Pero con Parasite no solo logra el mismo efecto, sino que lo hace con un filme que es una comedia y al rato se ha convertido en suspenso con breves momentos dramáticos, siempre transformándose, pero jamás abandonando su premisa: ¿Qué es un parásito? O, mejor dicho, ¿quién es un parásito? El filme  responde mostrándonos que no importa qué tan profundo es un abismo, siempre termina siendo más profundo. 

5  Scott Pilgrim vs the world. Edgar Wright, 2010. Musical, comedia, romance. Ninguna película se mueve como este musical. Sí, un musical en el que las coreografías son peleas y las únicas que cantan son la guitarra, el bajo y la batería. Con una onda muy geek,   esta es  la historia de un romance, de crecer, de aprender a vivir con uno mismo, pero nada de esto es notorio, todo está bien metido dentro de una trama muy interesante, personajes hilarantes y la sensación de que todo el filme fluye sin interrupciones de tal forma que el tiempo pasa volando.

Menciones especiales: Nightcrawler, The Master, Blade Runner 2049, Django Unchained, Meeks cutoff, The ballad of Buster Scruggs, True Grit, Lady Bird, Inherent Vice, Hereditary, Dogtooth, The Witch, Eight Grade, I Lost My Body, Ad Astra, Marriage Story, Drive.

Y con eso me despido. Nos vemos la siguiente década. Mientras tanto, no se olviden  ponerse al día con todo el cine que hay. A lo mejor descubren algo que les cambia la manera de mirar las cosas. 
 

 

3
1

Otras Noticias