Identikit

Del verbo ver

domingo, 08 de diciembre de 2019 · 00:09

Texto y foto Juan Pablo García

El año pasó rápido. Los que tardaron en pasar fueron los días nublados, esos que dejó la última temporada electoral que, apenas, se despeja.

Fueron días extraños, nadie sabía qué hacer. Vimos calles vacías, vimos gente gritando, algunas con palos y otras con banderas. En el suelo vimos los escombros que dejó el fuego, en el aire mucho humo y  aviones militares en el cielo.

Las sonrisas, poco frecuentes, también eran algo extraño. Los rostros se veían preocupados y en la televisión no se veía otra cosa más que noticieros.  Martha vio saquear la farmacia de la esquina, Carlos vio sangrando a su vecino y más de diez madres vieron muertos a sus hijos.

Vimos un centenar de bocas gritando, una ola de puños arriba y muchos ojos lagrimeando; algunos por el gas y otros para soltar la rabia contenida. Vimos a las manos lanzando puñetazos, pero también las vimos regalando abrazos.

En las tiendas vimos filas y también las hicimos, porque en las noticias nos dijeron que las carreteras estaban bloqueadas; nos dijeron que subieron los precios y que ya no tendríamos alimentos. Algunos apagaron el televisor. 

Finalmente vimos irse a un presidente, pero aún así seguimos viendo caras tristes en contraste de algunas más bien contentas. Lo bueno es que no dejamos de ver, nuestros ojos no están cerrados, abrimos un camino y ahora sólo debemos seguir caminando.
 

 

Otras Noticias