RETRATO

Revolución con música

domingo, 17 de marzo de 2019 · 00:11

E y C Machicado Murillo Fotografía de Cecilia Fernández

Promotor incansable del sueño solidario de la música en Las Flaviadas, es innegable que Eduardo Machicado Saravia es la fiel continuación de la vida de su padre, don Flavio Machicado Viscarra. Sin embargo, su vida difícilmente se reduce a esta tarea de responsabilidad filial.

Creció en Sopocachi pero muy joven partió a Europa. Visitó Alemania y Francia para finalmente radicar en España durante seis años. Retornó a Bolivia antes de la dictadura de Banzer, imbuido de las ideas humanistas de su generación. Esto se plasmó en su labor como voluntario del Centro Cultural El Tambo, y, de modo mucho más atípico, como Gerente de las Canteras de Comanche, donde soñó constituir una empresa social. Fue preso político y forzado al exilio. Pudo regresar a Bolivia solamente después de la caída de Banzer.

La vida de Eduardo no ha dejado de ser intensa. Fue Concejal de La Paz y cumplió su sueño de conocer Cuba. Además de Las Flaviadas, es también un prolífico autor de memorias y testimonios históricos.

Ernesto Che Guevara, en una carta al periodista Carlos Quijano, afirma que la característica de “un revolucionario” es estar guiado por grandes sentimientos de amor y que ese amor por la humanidad viviente debe transformarse en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo, de movilización.  

Si este es el caso, Eduardo Machicado, como hijo y como padre, es probablemente uno de los más dignos representantes del fervor revolucionario en nuestra tierra.

Eduardo Machicado es gestor cultural, continuador de Las Flaviadas.
 

9
3

Otras Noticias