PIRUETA NEGRA

La barroca estatua de la belleza, danza

Barroco Tuning, una pasarela animal que se presenta en la programación paralela al Fitcruz 2019, en Santa Cruz. Una obra de danza contemporánea para disfrutar, gracias al programa Coreógrafos Residentes de Fases.
domingo, 28 de abril de 2019 · 00:10

Camila Rocha Scardino

Nadie sabe de dónde surgen nuestras obsesiones, pero sabemos que cuando llegan no se van así tan fácil. Nos toman de rehenes y comenzamos a actuar a su antojo postergando en nuestra vida todo lo demás. Así de exagerada y caprichosa puede tornarse la vida de un artista, así de recargada, deforme y barroca, como la idea del coreógrafo Miguel Marín al crear Barroco Tuning. 

Marín dice: “Decidí hablar sobre la actual necesidad de ser visto y de pertenecer a un esquema  que exige modificar duramente nuestra corporalidad por satisfacer a una sociedad y a una idea de nosotros mismos”. 

La palabra “barroco” inicialmente se utilizaba para designar las perlas de forma irregular y su significación era “deforme, extravagante”. Resulta paradójico: este estándar universal de belleza no deja de ser una hermosa perla deforme, y la belleza de la forma irregular al parecer se esconde debajo de estatuas de piedra talladas con el dolor de la carencia y la necesidad de pertenencia y aceptación.  

A veces parece caprichoso o involuntario el lugar al que nos conduce nuestra mente el momento de crear. De pronto se instala una idea y no nos deja en paz hasta llevarla a un rincón donde podamos mirarla de cerca, desvestirla, sentir que la amamos y así subirla a un escenario para hacerla danzar melodías sombrías, de esas que sólo podemos encender en lo profundo de nosotros con la imaginación. Ese es el acto íntimo con el que nos condenamos a ella hasta enloquecer, tallando aquella ilusión en una verdadera piedra y convirtiéndola en obra. 

Una pasarela es la puesta en escena de esta obra. Los bailarines salen con trajes de exquisito diseño en estampados, encajes y gasas, colores y texturas complejas y saturadas -los responsables son Juan Carlos Pereyra y Andrés Jordán-. El mayor tino de Marín en esta obra es su crítica a una estética estándar generando una contrapropuesta estética también con trajes que cubren hasta los rostros; los movimientos se igualan cual estampida de animales reproduciendo una especie de manada que se desvive por destacar, deslumbrar y llamar nuestra total atención, cuando en realidad todos han decidido ocultar el rostro para no perder la carrera en la que quizá de igual quien gane; todos se ven igual. 

Con alto nivel coreográfico, Barroco Tuning propone una estética bufonesca y nos deja el latente potencial de reconocernos al gozar de ese deseo de ostentar, seducir y ganar. Y a la par nos abandona incómodos, aturdidos y quizá con un velo de tristeza encubierta, de esa que todos llevamos tapando un poco el rostro.

           Barroco Tuning / 2 de mayo a horas 19:30 / sala CC. Seoane / Santa Cruz de la Sierra. 

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Otras Noticias