Ojo al parche

CARTELERA

domingo, 12 de mayo de 2019 · 00:05

Adrián Nieve

Y uno, y dos; y un, dos, tres, cuatro…

Hace poco  vi un video de YouTube en el que Jaime Altozano hace un análisis de la banda sonora de El Señor de los Anillos, dejándome en lágrimas. Adoro esas películas, y las revelaciones que Altozano hace sobre la banda sonora de Howard Shore me parecieron sorprendentes, tal vez porque no soy la persona más musical del mundo y, de hecho, en las películas y series que veo me cuesta prestarle atención. Altozano me abrió la mente a un nuevo universo y les recomiendo buscarlo para ver sus videos. Son muy buenos.

Todo eso me dejó pensando: “¿qué tanto sé de bandas sonoras?” y, pues, prácticamente nada. Me puse a repasar las películas en las que sí noté la música, para establecer el punto en el que estoy y ver si, entre Altozano y alguna que otra lectura de Internet, puedo  mejorar un poco ese lado de mi forma de vivir una película. Por eso hoy compartiré películas con bandas sonoras  tan buenas que parecen  mixtapes y musicales, porque mi conocimiento musical se limita a eso.

Y voy a empezar con una tramposa, pues no es ni mixtape, ni musical. Es Amadeus (1984, Milos Forman. Drama), la primera película que recuerdo que me dejó muy impresionado por cómo suena y no solamente por cómo se ve. Amadeus es una película mentirosa, no refleja nada de la historia verdadera en la que se basa, pero es porque más que la historia de Salieri y Mozart, es una interpretación dramática de la música de ambos compositores.

Amadeus es una película llena de sonidos. Es la música, sí, pero también son los diálogos que le cambian el sentido a ésta; la hacen algo más o algo menos, y todo porque Salieri no puede dejar de decirnos que las composiciones de Mozart están cercanas a lo que él llama “la voz de Dios”. Y en medio de estas piezas están otros sonidos que nos invaden constantemente. El más memorable: la risa de Amadeus, la huella que deja en Salieri –y en nosotros–.

Pero lo mejor de Amadeus es que, si bien la película como tal no es un musical, algo de eso tiene. Los diálogos bailan al compás, responden a la música, interactúan con ella de tal forma que, al escuchar los diálogos, realmente escuchamos la música. 

Vale la pena ver –o volver a ver– Amadeus. Y escuchar. Escuchar de verdad. El reto es escuchar de otra manera para ver de otra manera. Y si eso les gusta, acá les dejo otras sugerencias.   
 

5 películas que parecen mixtapes
 

1Almost famous.  2000, Cameron Crowe. Drama. Una hermosa película sobre las durezas de crecer, con el beneficio agregado de una excelente banda sonora. Sí, las actuaciones, el guión y la dirección sobresalen, pero a este filme, más que mirarlo, lo escuchas.  
 

2Guardians of the Galaxy.  2014,  James Gunn. Comedia. Nadie esperaba nada de una película sobre superhéroes desconocidos, dirigida por el director de PG–Porn –que es muy gracioso, búsquenlo en YouTube–, pero de ahí salió un filme hermoso, divertido y tierno, cuya música te atrapa de principio a fin.   
 

3The boat that rocked 2009,  Richard Curtis. Comedia. Hay pocas cartas de amor a la radio y al rock que funcionen tan bien como esta película. El elenco es particularmente estelar y la selección musical es tan amplia y significativa que al menos una canción resonará en tu cabeza.   
 

4Pulp Fiction. 1994, Quentin Tarantino. Tarantinesca. Pongo este filme, pero podría ser cualquiera de Tarantino. Todas sus películas son mixtapes en los que junta canciones que adora y sonidos que escuchó en todo el cine y la televisión que vio a lo largo de su vida.   
 

5Drive. 2011, Nicolas Winding Refn. Drama. Pocas películas están cercanas a ser perfectas como ésta. Grandes actuaciones, excelente dirección, guión muy bien pensado. Y por encima de todo eso, sobresale la cinematografía y cinco canciones que forman un mixtape perfecto –mientras dura la película–.   
 

5 musicales que sí o sí tienes que ver
 

1Scott Pilgrim vs. the World .  2010, Edgar Wright. Comedia. Sí, es un musical. Uno en el que las coreografías son peleas. Uno en el que la música es cómo la película, que   fluye de escena a escena valiéndose de frescos y divertidos recursos para siempre mostrar más de lo que dice.  
 

2La La Land .  2016, Damien Chazelle. Romance. En el fondo, ésta es una película sobre el precio de los sueños. Sobre todo lo que uno tiene que sacrificar para lograr ciertas cosas. La música es bella, la coreografía también, y la clave de colores es otra película en sí misma.      
 

3Dancer in the dark.  2000, Lars von Trier. No todos los musicales son alegría. Este, por ejemplo, se aprovecha de ese estereotipo para traernos una de las historias más trágicas que hay. La voz de Björk te acompaña y marca durante todo este doloroso viaje. Muy recomendable.        
 

4South Park: Bigger, Longer and uncut.  1999, Trey Parker. Comedia. Trey Parker y Matt Stone –los creadores de la serie– son unos genios. Y su humor no es fino pero sí muy adelantado. A todo y a todos. Y lo mejor: tanto su serie como sus juegos y películas, todos son muy buenos musicales.       
 

5Whiplash.  2014, Damien Chazelle. Drama. Poner este filme es trampa porque ni siquiera es un musical. Las que bailan son nuestras emociones mientras ven este poderoso filme sobre qué significa ser excelente y qué significa hacer –tocar, escuchar– música.            

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

1
2

Otras Noticias