IDENTIKIT

Pasado y modernidad

domingo, 16 de junio de 2019 · 00:07

Texto y foto  Ismael Carvajal Vogtschmidt

 Si lo llamamos moderno, es el primero. Siempre he sentido que nos abre la puerta a Sopocachi. Que su presencia es una especie de frontera que desde la arquitectura va conduciendo a un nuevo barrio. Al mirarlo hoy, me pregunto sobre su futuro, miro su entorno y reflexiono sobre ese ritmo y esos constantes cambios que nos hacen olvidar que nuestro pasado también importa. Sus paredes descascaradas y sus fachadas saturadas de grafitis pueden verse reflejados en los cristales de los edificios del frente que casi contraponen su presencia y su razón de ser y estar. Sus líneas depuradas y su simplicidad transforman diariamente el tráfico y el paso apresurado de los transeúntes en tranquilidad y armonía. Impresiona su fuerza, su manera de decir que está ahí, y que tiene todavía mucho para dar, que el tiempo no puede con él, que se mantiene humilde viendo como la ciudad crece, avanza, se hace más densa, y que, desde el silencio, replantea su lugar en los nuevos tiempos.

 

7
11

Otras Noticias