IDENTIKIT

Memorias del Rancho Suizo

domingo, 30 de junio de 2019 · 00:11

Texto y foto David Aruquipa Pérez

En los años 90, en  esta casa de la calle Aspiazu quedaba el mítico bar gay Rancho Suizo. En este espacio se oyeron los primeros gritos de rebeldía, desobediencia y libertad de una población que no contaba con lugares de comunidad y placer. 

Llegar allí era todo un trámite. No era fácil adentrarse en un circuito de goce y emociones. Fue el primer espacio gay que conocí en La Paz y aún conservo a los amigos que encontré allí. Invitado por uno, recomendado por otro, la ritualidad para llegar a esa calle empinada era la misma: acercarse con mucho miedo, tocar el timbre y mirar hacia arriba una delgada ventana de la torre, donde aparecía alguien y decidía si podías entrar o no. La puerta tenía una ventanilla que se abría para oír el código de acceso que debías saber. Una vez dentro, las gradas iluminadas por una luz roja te llevaban al famoso Rancho Suizo. 

Pequeño pero amado era nuestro palacio, techos altos con lámparas y luces de colores, donde el ritmo y la música tecno excitaban. De repente veías un foco que parpadeaba muy fuerte sobre la puerta: era el timbre que indicaba que otro parroquiano estaba por ingresar. Mirábamos atentos  la puerta para ver quién era, hasta dejarnos seducir por los encantos que sólo encontrábamos en ese paraíso.
 

 

39
20

Otras Noticias