DISEÑO Y COMUNICACIÓN VISUAL

El diseño es una forma de vivir

domingo, 09 de junio de 2019 · 00:08

Ronald shakespear*

Piensa siempre distinto. Pues, claro. Siempre piensa.

Acerca de Ortega y Gasset

La sociedad ha acuñado, con cierto beneplácito, el término creatividad. Este eufemismo se utiliza para describir un acto de contenido mágico en poder de ciertos individuos (¿determinismo biológico?) particularmente dotados.

Este término discriminatorio  –parece ser que algunos no están en posesión del don sagrado– elogia una presunta capacidad o capacitación, o ambas, que tiende a producir sucesos de valor innovativo.

hospitales municipales

La primera vez que arrojé esto fue en 1976 en la presentación de nuestro primer libro que editó Anesa/Rizzoli. Inmediatemente tuve la percepción de peligro en la sala. Algo estaba mal. Alguien dijo que si quieres paz en tu hogar, no irrites a los dioses en sus templos. En el congreso de Cartagena de Indias, años más tarde, repetí la osadía, y me fue francamente peor. Cuando la gente adopta un comodín, una muletilla de multipropósito, es delicado oponerse. Pero en fin, de todos modos siempre hemos vivido en estado de pánico.

El diseño, por el contrario, es una metodología intelectiva para producir soluciones ante una necesidad cierta. Plan mental. El diseño describe un proceso paulatino de carácter secuencial, para la generación de ideas tendientes a resolver problemas humanos. Y no surge de forma espontánea. Surge de la voluntad, del conocimiento de la gente y del análisis y el estudio del contexto y de sus posibilidades. Finalmente, surge del duro trabajo del aprendizaje.

[...]

Para mí, como para cualquier diseñador –supongo–, la épica del diseño y la incidencia del diseño en una mejor calidad de vida de la gente es lo que mantiene vivos en la fragua del oficio de todos los días. Nunca me he sentido mejor que en los setenta, cuando proyectamos la señalización de Buenos Aires, o en los ochenta, cuando ejecutamos el plan de señales de los Hospitales Municipales o, más recientemente, cuando con Lorenzo diseñamos los megaproyectos gráficos del Tren de la Costa o los Subterráneos de Buenos Aires o la Señalización de las autopistas del Sol.

Peter Lawrence dice que no somos artistas resolviendo nuestros propios problemas. Somos expertos cuyo trabajo consiste en resolver los problemas de otros.

proyecto Tren de la costa, buenos aires

Lo que rescato aquí no es sólo la ventana de la cápsula de Raymond Loewy, que permitió a los astronautas contemplar el hogar durante la travesía. Lo significativo es la actitud del diseñador, que le permitió detectar la necesidad y al mismo tiempo resolver el problema del usuario y el cliente.

Si nosotros establecemos la idea de que el significado de diseño no es dibujo, sino plan mental, y convenimos que diseño es la base de toda actividad humana, de pronto todo el concepto de diseño se resignifica. Definitivamente.

El diseño no está conectado con la idea de arte ni con la idea de la belleza. Está conectado con la idea de generación de formas pragmáticas  a las que se requiere, se les exige, un resultado determinado.

[...]

El festival inusitado de chatarra gráfica al que asistimos cotidianamente se origina en el hecho tácito de que muchos piensan que la máquina diseña por sí sola.

Hubo un diseñador en Keops hace ya mucho. Gráfico de cabecera de los faraones del poder. También en Altamira, en la Mesopotamia, en los manuscritos biblicos. Lo que sí sobrevive con este siglo es el inicio de la comprensión del diseño por parte de los diseñadores, en primer lugar, y por la comunidad como receptora de los mensajes.

señalética de buenos aires

La redefinición del rol del diseño y sus áreas de incumbencia es, sí, un evento de la sociedad posindustrial. ¿Qué es diseño?¿Para qué sirve? ¿Quién diseña? ¿Dónde hay diseño?

Durante muchísimo tiempo el diseño ha sido un pariente pobre del arte, que debía entrar por la cocina. Tendiente a prestigiarlo, muchos intentaron un certificado de concubinato con las artes plásticas. Efímero e infructuoso.

En general se lo vincula con la cosmética urbana, con una idea de belleza y con un eufemismo denominado creatividad que se aplica como un atributo positivo de ciertas actividades humanas, discriminando a las demás.

El diseño no tiene nada que ver con la autoexpresión. Es un servicio público y cumple un papel absolutamente pragmático tendiente a producir modificaciones en los hábitos y costumbres de las audiencias, en procura –suponemos– de una mejor calidad de vida. Está regido por principios científicos y leyes físicas y ergonómicas. Interactúa con disciplinas afines como la arquitectura y la semiótica. Basa su existencia en un objetivo preciso que debe ser cumplido. Y su objetivo, como dice Frascara, no es comunicar, es producir respuestas.

[*]  Ronald Shakespear nació en Rosario en 1941. Fue Profesor Titular de la Cátedra de Diseño FADU/UBA y Presidente de ADG, Asociación de Diseñadores Gráficos de Buenos Aires. Funda su Estudio hace 50 años. Hoy dirige Diseño Shakespear con su hijo Juan. Este texto fue tomado de su libro Señal de diseño, memoria de la práctica.

 

 

2
1

Otras Noticias