PIRUETA NEGRA

Conquistar el mundo con el cuerpo

La tecnología aparentemente puede todo menos recrear la máquina más maravillosa de todas: el cuerpo. Speakinteractive, un laboratorio para artistas, propone interactuar cuerpos y tecnología para expandir posibilidades al servicio del arte.
domingo, 11 de agosto de 2019 · 00:10

Camila Rocha Scardino

“Cerebro, ¿qué vamos a hacer esta noche?”. “Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky. ¡Tratar de conquistar el mundo!”

Así, dos ratones de laboratorio alterados genéticamente repiten estas frases tras mil intentos fallidos. La tecnología hace que todo parezca posible. Incluso podríamos pensar que, en efecto, hoy ha conquistado el mundo. Pero calma, todo va estar bien. 

Dicen que la evolución tecnológica no tiene pausa; que avanza y transforma nuestra vida. Caer en la idea de vivir en un mundo de simulación controlado por una tecnología superior no es tan difícil de creer. El lado positivo de todo esto es que nuestro cuerpo aún es una máquina imposible de recrear para la ciencia. Los intentos de creación de partes, tejidos o fluidos, como sangre artificial, son de entrada deficientes y se desgastan velozmente para ser reemplazados tan pronto como sea posible por una mejor y nueva versión, que caducará al rato. Al parecer aún podríamos tener el control, pero ¿podríamos controlar el mundo con el cuerpo?

 Speakinteractive llegó a Bolivia. Un laboratorio de una semana intensa en formación con tres expertos en tecnología llegados desde Argentina: Alejandra Ceriani, Fabricio Costas y Fabian Kesler. Terminó en una muestra abierta al público donde la tecnología se puso al servicio de 35 jóvenes artistas bolivianos para explorar sus cuerpos y talentos bajo la dirección de los docentes invitados. Un proyecto beneficiario del Proyecto de Intervenciones Urbanas para Cochabamba, gracias a Sofía Orihuela que hace varios años viene abriendo caminos para las artes vivas y la tecnología con encuentros y festivales como Cuerpo Digital, Samay y ahora este laboratorio: Música, Visual y Cuerpo Expandido. 

El estímulo que propone Speak es una interacción cuerpo-sistema, que vincula diferentes dispositivos en la exploración sensitiva individual y colectiva. Primero, la programación en computadoras, sensores, cámaras, proyectoras, iluminación, puertos de conexiones especiales o matrices para habilitar las funciones del software, cables, teclas, botones, códigos y todo esto, sólo para expandir la máquina más compleja y fascinante de todas: el cuerpo. El cuerpo de cada participante pone su memoria y sensibilidad, se traduce en movimiento, en música, en acciones performáticas, en conceptos devenidos de experiencias, de vidas que se expresan a través del arte y que, ahora, no tienen límite en la carne, sino que se expanden en un espacio virtual cargado de emotividad y polisemia. 

Volvemos a ver a la tecnología al servicio de la humanidad y, mejor aún, al servicio de las artes. Mentes que programan softwares para abrir nuevas estéticas y poéticas para las artes vivas, potenciando el cuerpo escénico para que se recree sin límites. 

Quizá no se trata de controlar el mundo, querido Cerebro, una inteligencia superior ya habita en el cuerpo y tiene para largo  explorar su expansión; y en la medida en que necesite expresarse podremos danzar al infinito. 

Genial experiencia nos trajo Sofía Orihuela, y es apenas un poco de lo que veremos en Cuerpo Digital este septiembre.

 

 

4
2

Otras Noticias