Identikit

Puerta a la paz

domingo, 11 de agosto de 2019 · 00:07

Texto y foto Ismael Carvajal Vogtschmidt

Pesada y magnífica, su presencia atestigua la historia paceña y la de uno de sus barrios más emblemáticos: Sopocachi. Considerada una de las puertas más importantes de la ciudad, nos da la bienvenida y nos recibe para poder recorrer su montículo; ese espacio que grandes autores llenaron de versos y canciones, de paseos domingueros y caminatas eternas entre árboles y senderos que descubren La Paz con solo levantar la mirada. Está ahí, eterna, desafiando el paso del tiempo y sus adversidades; fiel acompañante de los cambios constantes de la ciudad, sus laderas, y sus montañas. Se mantiene erguida para recordarnos nuestra historia y nuestro legado, nuestro pasado y nuestro futuro, para transmitirnos lo hermoso de ser paceños y también para enseñarnos que cuando la atravesamos, descubrimos que esta ciudad también puede ser pacífica, serena y poética. Es nuestra puerta, la más linda, la que siempre está y estará abierta para todos.