Ojo al parche / CARTELERA

Sonido y luz

¿Mirar conciertos en Youtube?
domingo, 18 de agosto de 2019 · 00:05

Adrián Nieve

Sonido y luz

¿Mirar conciertos en Youtube? Y bueno, sí. Yo sé que los conciertos tienen mejor sabor cuando estamos ahí para probarlos, pero con el tiempo he descubierto que no está mal hacer posible lo imposible y ser testigo tardío de alguno de los miles de acontecimientos musicales que han pasado en este mundo. Y si bien no existe registro de la primera vez que un ser humano cantó algo, o de los bardos entreteniendo a la plebe con historias épicas para beberse la limosna en algún bar ya olvidado, en esta era tan llena de miradas existen mil y una grabaciones de noches en las que alguien vibra mientras su boca se llena de sudor, atrapado entre varias almas afines que saltan al mismo ritmo, en una suerte de éxtasis grupal, mientras un artista se desgañita en el escenario.

Un buen concierto es un asunto subjetivo, pero como me gusta complicarme la vida, dedicaré esta cartelera a conciertos objetivamente buenos; por la música, por la calidad audiovisual y por la relevancia histórica que tuvo, la misma que los llevó a conservarse en VHS, DVD y, finalmente, en una de las miles de entradas que aparecen al buscar en YouTube.

Y como ser muy objetivo puede ser aburrido, voy a sacarme una espina de encima y hablar de un concierto que quizá no marcó historia, pero que sin lugar a dudas es mi favorito del mundo mundial, de la vida entera, de (inserte su cliché favorito de absolutismo aquí): la banda Omar Rodriguez Lopez Group, en un concierto grabado en cuatro noches de septiembre de 2010 en The Troubadour de Los Ángeles. Búsquenlo. Está en YouTube.

La cámara empieza errática. Desenfoca a la banda, enfoca al público y vuelve a la banda, que empieza con todo. Omar Rodríguez López (guitarra, segunda voz), Deantoni Parks (batería), Marcel Rodríguez López (teclado), Lars Stalfors (sonido, teclado) y el todopoderoso Juan Alderete (bajo) irrumpen con su usual locura. Se nota que el lugar no es muy grande, es más bien íntimo, y la cámara se encarga de cerrar, de girar en círculo alrededor de la banda, con planos que nos hacen parte de ese público que sabe que una noche épica acaba de empezar.

Entra Ximena Sariñana, con su carita de ángel, sonriendo como niña, y se ubica al lado del afro de Rodríguez López, lista para dar el concierto de su carrera. Los músicos están apretujados cuando empieza Un Buitre Amable Me Picó, conectada armoniosamente con Poincaré, y desde ya entendemos cómo una buena cámara puede acercarnos a vivir un concierto, mientras vibramos con esas poderosas canciones introductorias a un concierto que tienen que “youtubear” y mirar a detalle, con audífonos en los oídos, atentos a todas las sutilezas audiovisuales.

Y si no, no siempre, entonces acá tienen otras opciones más “objetivas” y legendarias.   

8 grabaciones de conciertos para mirar y escuchar

1Queen. 1986, Estadio Wembley. La unión perfecta entre recursos, performance y público. Freddy Mercury es el frontman definitivo y lo probó frente a más de setenta mil espectadores. Hace poco hicieron toda una película para retratar este momento, quedándose corta cuando ponemos el pietaje original en YouTube.

2Led Zeppelin. 1970, Royal Albert Hall. Más de dos horas de éxitos con el inolvidable Jimmy Page tocando la guitarra con un arco de violín de una forma que algunos no podrían ni con cuatro manos. Además, el monstruoso solo de Bonham en Moby Dick, que lo corona como un baterista con ritmo, espíritu, dolor y poder.

3Pink Floyd. 1994, Earls Court, Londres. Pulse, el concierto frente a veinticuatro cámaras con mayor pericia técnica y cinematográfica que gran parte del cine mundial. No necesito recalcar la calidad musical de Pink Floyd, sólo que hay ver y ver este concierto.

4Bob Marley. 1978, Kingston, Jamaica. Detesto el reggae y a Bob Marley, pero cuando algo es bueno, hay que reconocerlo. Y en este concierto Bob logró que dos líderes opositores de una guerra civil se dieran la mano en público. Tenemos las imágenes, están en YouTube. Y si bien eso no solucionó nada, el espéctaculo que logró Marley es digno de ser reconocido.

5Nirvana. 1992, Reading, Inglaterra. Muchos recuerdan ese suspiro al final de Where Did You Sleep Last Night? del Unplugged. Pero Nirvana fue más que esa calma antes de la escopeta; Nirvana era una banda rebelde y feminista, adelantada a su tiempo, con suficiente cabeza para hacer de este concierto una crítica al arte, un momento de grunge puro. Ya saben dónde buscarlo.
 

6Gorillaz. 2005, Manchester Opera House. Damon Albarn ya le había volado el coco a la gente al convertir caricaturitas en estrellas musicales, que ese mismo año fueron un espectáculo en 3D cantando con Madonna. En este concierto escuchamos la extensión de la capacidad musical de Albarn, mientras que de él sólo vemos una silueta solitaria en el piano, perdido entre tanto músico invitado. Impresionante.
 

7The Mars Volta 2003, Electric Ballroom, Londres. Quizás este fue su concierto más famoso y no sin motivo. Los Volta entraron con todo, dispuestos a darle nuevos aires al rock y a bailar salsa mientras le decían a los mosheros que le bajaran dos tonos a la violencia. Si no los conocen, ya va siendo hora.
 

8Radiohead. 2011, King of limb: Live from the basement. Qué difícil sacar un álbum después de la genialidad que fue In Rainbows y por eso King of Limb fue un álbum recibido con tibieza. Al menos hasta que salió esta sesión que nos muestra a la banda como si estuvieran ensayando y en esa ilusión, y con la potencia que adquieren estas canciones tocadas así, el álbum queda atrás y esta presentación saca la cara por él.