PATIPERRO

Son las fronteras, ¡estúpido!

En Bolivia, en la apetecida Groenlandia, o en las islas Canarias, tenemos los mismos problemas sin reparar en que la causa primordial de lo que nos pasa reside en que no nos percibimos como miembros de una misma familia que ocupa todo el planeta.
domingo, 25 de agosto de 2019 · 00:11

Richard Mateos Burlando Fronteras

Si no fuera por nuestra propensión a seguir a líderes que nos proponen el suicidio en masa de la humanidad, asesinando con ello a toda planta y a todo bicho viviente que puebla el planeta, diría que la política actual es un chiste.

Resulta que a los mentideros del periodismo llegó el chisme de que Donald Trump quiere comprar Groenlandia, un territorio ártico que pertenece a Dinamarca y que está cubierto de hielo que se deshiela, y que descubre minerales en el subsuelo que se disputa el tío Sam con China y con Rusia. 

Resulta que si se deshiela el ártico –y si le sigue el Antártico– subirá tanto el nivel del mar que tal vez convertirá en chiste la disputa entre Bolivia y Chile por el preciado litoral, ya que habrá mar para todos. Y resulta que el ártico está ardiendo. Sus bosques se queman como se queman los bosques tropicales de Santa Cruz de la Sierra y los bosques subtropicales de las islas Canarias (España).

A Canarias y al resto de España llegan inmigrantes. Algunos entran por el mar y cuentan con un rechazo creciente de la población, ya que el chisme de que reciben más ayuda que la población española, que además cuenta con jóvenes que también emigran, tiene crédito creciente. Creciente es el número de muertos que aparece en el mar Mediterráneo, y creciente es la trata y el tráfico de seres humanos en el mediterráneo boliviano.

Tenemos los mismos problemas pero los percibimos como lejanos, cosas de otros. Ya se encargan de mantenernos entretenidos con procesos electorales, nacionalismos absurdos, purezas raciales y tradiciones caducas.

Echaremos la culpa a fulano o a mengano y querremos que sea presidente éste o aquél, pero seguiremos como los ratoncitos que compramos como mascotas y que hacemos girar en norias de juguete: dándole vueltas a lo mismo sin reparar en que la causa primordial de lo que nos pasa reside en que no nos percibimos como miembros de una misma familia que ocupa todo el planeta.

Son las fronteras, ¡estúpido!  
 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

26
1